TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Otras reglas

Cuando el Valencia le levante una Copa al Barça, el Real Madrid vuelva a sufrir en El Sadar, el Atlético caiga ante el Levante, la Real Sociedad arañe puntos en el Bernabéu, el Betis en el Camp Nou o el Villarreal en el Wanda; cuando todo eso suceda, tengan muy en cuenta las palabras de Ziyech: «No son clubes por los que dejar el Ajax». El marroquí, una de las sensaciones del brillante semifinalista de la Champions, le ha dicho que no a una suculenta oferta del Sevilla porque, aun reconociendo el esfuerzo grande que hacía el club hispalense, incluso agradeciendo el gesto, no es el típico nombre de equipo por el que decantarse, sorry. ¿Quién puede desmantelar al Ajax? Son ocho o 10 equipos a lo sumo los que pueden sacar jugadores del campeón holandés porque para irse a un clase-media o a un media-alta, se quedan de blanco y rojo.

Así las cosas, el fútbol sigue cabalgando hacia un constante e irrefrenable aumento de las diferencias entre gigantes y grandes, entre grandes y modestos y entre modestos y pequeños. Los primeros pescarán en las aguas donde nadan los mejores, que cada vez serán más y más caros y por tanto, por un principio económico básico ligado a la inflación, conseguirán que la clase media también aumente su precio y sea ya inaccesible para el pelotón de cola… que termina pescando entre cesiones, segundas, descartes de última hora y veteranos de vuelta.

Con todo eso, la pelota seguirá siendo redonda y caprichosa, claro. Pero cuando los voceros de los gigantes empiecen a cuestionar la actitud de tal equipo y sus marrullerías, las pérdidas de tiempo de tal otro, el césped alto y seco del tercero, el autobús defensivo del cuarto… Recuerden que si todos jugásemos a lo mismo, Ziyech ya estaría en Sevilla. Las reglas del juego son iguales para todos, pero más iguales para los que pueden pagar más que el resto.



Las más vistas