ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


El cigarral y el PP

La señora Cospedal -no el matrimonio- ha puesto en venta su casa de Toledo, según la noticia. Un acto privado, se convierte simbólicamente en el inicio de una nueva etapa del PP en la Región. Aunque no fuera preciso -ya había ocurrido de hecho- la señora Cospedal con la decisión escenifica su descuelgue de Castilla-la Mancha. El PP, una vez más, está abocado a encontrar a alguien que les convierta en ganadores, que fue lo que logró la Sra. Cospedal. Pasó por la Comunidad como un rayo y mucho ruido. Ella sacó de la oposición a su partido. Consiguió llevar al poder a una derecha que no encontraba espacio en una Región en la que, al menos, en las elecciones generales gana habitualmente al PSOE y pierde con idéntica habitualidad en las Autonómicas. Supo montar un gran espectáculo mediático con la quiebra de CCM y un incendio feroz en Guadalajara. Obtuvo el gobierno de la Comunidad. Con la misma celeridad, lo perdió. Cuatro años duró su historia de horror. En realidad, Castilla-La Mancha le importaba poco, que es lo acostumbrado para quienes proceden o aspiran a Madrid. Es una de las constantes históricas de estos territorios: emplearlos como plataforma de acceso a Madrid. En su momento, se defendió que tanto Toledo como Guadalajara formaran parte de Madrid. Más claro sería y no ‘este’ estar y no estar, venir y marcharse, ocupar, usar y buscar cómo medrar en Madrid.

Nada tengo contra el señor Núñez. Al contrario, me parece que se esfuerza y bracea en búsqueda de oxigeno en el denso mar de la Mancha. Como alguien que aprende a andar, titubea, se balancea, se calla o se exalta sin rigor. No parece con un criterio asentado ni tener la fuerza necesaria para ganar en unos lugares muy trabajados por el PSOE. Sospecho que al PP se le abre una etapa de años de vagar por la Región -el desierto bíblico- a la búsqueda de un nuevo liderazgo. Aunque todo esto no deja de ser provisional ante la volatilidad de la política actual. Imposible predecir el futuro, a pesar de que algunos trazos ya están perfilados y no son precisamente favorables al señor Núñez. Aún así nada resulta previsible. Su adversario del PSOE, el señor García Page se desenvuelve con un guión ya muy contrastado. Y entre otras cualidades, no es precisamente indolente. Solo queda ir auscultando una realidad que es mutante, variable y cuajada de sorpresas.