Satse denuncia el cierre de más de 500 camas en verano

La Tribuna
-

El sindicato de enfermería denuncia «el afán cortoplacista de los servicios autonómicos de salud por ahorrar dinero»

El cierre de camas acaba afectando sin duda a la masificación en Urgencias. - Foto: Alberto Rodrigo

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que «el afán cortoplacista por ahorrar dinero ha vuelto a llevar a los distintos servicios de salud autonómicos a cerrar, al menos, 12.700 camas durante este verano». De ellas, 509 serán en los hospitales de Castilla-La Mancha, «lo que afectará negativamente a la seguridad y salud de los ciudadanos, así como de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas».
Así, en Castilla-La Mancha se cierran 86 camas en los hospitales de la provincia de Albacete; 124 camas se cierran en los hospitales de la provincia de Ciudad Real; 75 camas se cierran en el Hospital de Guadalajara y 224 en los hospitales de la provincia de Toledo. Por el contrario, el Hospital de Cuenca no cierra camas este verano, informó en nota de prensa el sindicato.
En su opinión, esta decisión «afectará negativamente a la seguridad y salud de los ciudadanos, así como de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas». Asimismo, critica que las distintas administraciones sanitarias utilicen todos los años como «chivo expiatorio» el argumento de que «la gente se va de vacaciones» para cerrar camas y servicios.
Además, la organización sindical lamenta que, en lugar de aprovecharse el verano para seguir trabajando en la reducción de las listas de espera, éstas se incrementan aun más al paralizarse las consultas externas, las pruebas diagnósticas y las intervenciones quirúrgicas no urgentes.
«Seguir afirmando que no cierran camas sino que adecuan la oferta asistencial a la demanda o simplemente decir que no están cerradas sino ‘en reserva’ es un insulto a la inteligencia de cualquiera. Se trata, ni más ni menos, de ahorrar dinero a costa de la atención sanitaria que se presta a pacientes y ciudadanos», apunta.


REPARTO POR CCAA. En concreto, en la Comunidad Valenciana, las camas cerradas son en torno a 3.000; en Cataluña el cierre de camas se estima en unas 1.900; en Andalucía, más de 1.800; en Madrid, más de 1.400, en Galicia, unas 900; en el País Vasco, más de 730, y en Castilla-La Mancha y Aragón, ambas cierran alrededor de 500.
Por debajo de las 500 camas se encuentra Castilla y León con más de 450 camas cerradas; Extremadura con unas 370 menos; Asturias, con 360; en Murcia son más de 350 camas cerradas; Baleares, donde se cierran más de 120; en Navarra, más de 170; en la Rioja, son cerca de 50 las camas cerradas y en Cantabria, más de 30.
No obstante, recuerdan que trata de una cifra de «mínimos», ya que determinadas gerencias se han negado a ofrecer las cifras correspondientes a algunos centros hospitalarios para «ocultar su intencionalidad obsesiva con ahorrar a costa de los pacientes y ciudadanos».