NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


¿Quién ganará?

Ya lo dije el mismo día en que fracasó la investidura de Sánchez en el Congreso, tanto con el intento que se produjo en el mes de julio como en el de septiembre. Aquí quienes perdieron aquel debate de investidura, y quienes perdieron incluso el debate de esta semana en televisión no fueron ni Sánchez ni el resto de aspirantes a presidir el Gobierno de España. Aquí quienes perdimos fuimos los ciudadanos.
Llegamos a una nueva cita electoral cansados de política, hastiados, donde el desprestigio de esta «nueva» clase política ha removido hasta las instituciones, y se ha dejado notar hasta en la Fiscalía. Y todos creen que van a barrer este domingo, pero la realidad les hace poner el pie en el freno, no vaya a ser que se estrellen.
El PSOE inició esta andadura pensando que afianzaría su posición reforzando su presencia en el Congreso y otorgándole peso específico ante una nueva negociación, que se prevé dura, con Unidas Podemos. El PP, después del batacazo de abril donde perdió casi la mitad de su representación parlamentaria, cree que va a recuperar el terreno perdido relegando al olvido estos ocho meses en los que Ciudadanos quiso hasta disputarle a Pablo Casado el liderazgo de la oposición. Veremos en qué se queda esa subida. Ciudadanos por su parte intenta por todos los medios frenar su fuga de votantes. Se me ocurre que siendo un partido surgido del desencanto tanto de votantes del PP como del PSOE, incluso formado por cargos procedentes de las filas del PP y del PSOE, pueda llegar a quedarse reducido a la mínima expresión. Las encuestas le dan incluso por detrás de VOX, que aspira a subir como la espuma hasta los 40 escaños. Es verdad que la imagen que dio su líder el lunes dejó a muchos con la boca abierta. Abascal se mostró sereno, casi de centro moderado, pero muy consciente del mensaje que quería mandar. A Unidas Podemos le queda tocar suelo. Le costará levantar la ambición de un líder que, a pesar de aceptar el veto que se le impuso, se embriagó ansiando ministerios. Y luego está Íñigo Errejón, que aspira a tener sitio en el Congreso pero muy lejos de contar con grupo propio, lejísimos -se necesitan 15 escaños-, aunque quizá sí tenga algo que decir en una futura formación de gobierno de izquierdas.
Este domingo se celebrarán las elecciones generales, las segundas en 7 meses y las cuartas en 4 años, pero para cuando se constituya un nuevo Ejecutivo, los españoles llevaremos 8 meses con un gobierno en funciones. Ocho meses de interinidad en los que los contratos se paralizan y la economía se resiente. No sé quién ganará, pero espero que este domingo recuperemos todo lo que perdimos y seamos los ciudadanos los que ganemos.