A la conquista de la inversión mexicana en Monterrey

LT
-

La consejera de Economía destaca que la región es puntera en aeronáutica, logística o renovables, pero también resalta el peso de la industria agro con vino, aceite y la DO Queso Manchego

A la conquista de la inversión mexicana en Monterrey

El Gobierno de Castilla-La Mancha traslada estos días a empresas de México el potencial de la región como territorio de inversión y las oportunidades de una economía en crecimiento que conjuga el auge de sectores tecnológicos punteros y con base innovadora con la fuerza de las actividades más arraigadas. Además le suma sus políticas de ayudas a las empresas y su excelente ubicación estratégica, elementos todos que convierten a Castilla-La Mancha en un territorio de gran atractivo para la inversión, un ‘Destino Premium’.
Así la ha vendido hoy en Monterrey la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, que encabeza una delegación que ha mantenido contactos con empresas mexicanas radicadas en esta ciudad, trabajo que se ha visto refrendado con la celebración de un desayuno empresarial en colaboración con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra).
Franco recalcó que para Castilla-La Mancha, México «ya es un gran socio comercial», pero aseguró que existe «potencial para ahondar en nuestra colaboración tanto desde el punto de vista comercial como desde la implantación empresarial». Desde el año 2015, las exportaciones de las empresas castellano-manchegas al territorio mexicano se han incrementado un 67%, y rozaron en 2018 los 100 millones de euros, con el textil y las bebidas, además de los aparatos mecánicos, como principales partidas arancelarias.
A la conquista de la inversión mexicana en MonterreyA la conquista de la inversión mexicana en MonterreyLa consejera hizo un recorrido por aquellas cualidades que hacen sobresalir a la región como destino de inversiones, tales como su ubicación estratégica «en el centro de España» y su red de comunicaciones, al contar con 670 kilómetros de tren de alta velocidad, 2.770 kilómetros de vías de alta capacidad y la cercanía con el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas y el potencial de los aeropuertos de Albacete y Ciudad Real.
Franco enumeró los sectores económicos en los que Castilla-La Mancha da muestras de su potencial como destino inversor. «Es la tercera región en volumen de ventas en la industria aeronáutica y exportamos el 70% de la producción», expuso, recalcando que de la región sale el 10% de la producción mundial de fibra de carbono para uso aeroespacial.
También subrayó el potencial logístico de un territorio en el que se han implantado algunas de la principales empresas internacionales del sector; destacó el potencial en materia de energía renovable de la región, que es la primera comunidad autónoma en tecnología fotovoltaica instalada, segunda en termosolar y tercera en energía eólica; o en tecnologías de la información, con empresas de fuerte base tecnológica que llevan a cabo proyectos punteros en su campo con base en la región o con el talento que proporciona la Universidad de Castilla-La Mancha.
No se olvidó del empuje de los sectores tradicionales que cuentan con un gran peso específico en una economía en crecimiento, tales como el metal-mecánico, el turismo y la cultura o el sector agroalimentario, que aglutina la mitad de la producción europea de vino con más de 600.000 hectáreas de viñedo, con la segunda producción regional de aceite de oliva virgen de todo el país o con la Denominación de Origen Queso Manchego.