Perspectivas halagüeñas para la economía castellano-manchega

Redacción
-

El Termómetro Económico de Castilla-La Mancha del tercer trimestre muestra que la economía regional se ha estabilizado gracias a la demanda interna, al consumo y las exportaciones

Vicente Muñoz, Mario Donate, Fátima Guadamillas y Miguel Ángel Escalante, ayer en la presentación del Termómetro.

En apenas unos meses, los verbos que acompañan a la palabra crisis han pasado a conjugarse en presente en lugar de en futuro o pasado. Pero, a tenor de los resultados que se extraen del Termómetro Económico de Castilla-La Mancha correspondiente al tercer trimestre de 2019, el fantasma de la recesión ha pasado de largo por la comunidad autónoma. De momento. Este estudio, elaborado por la UCLM en colaboración con la Fundación Eurocaja Rural, señala que las perspectivas para la economía de Castilla-La Mancha son «halagüeñas». Yendo a la conclusión, la economía regional se ha estabilizado gracias a la fortaleza de la demanda interna, y específicamente del consumo, y al crecimiento de las exportaciones.
Así lo puso de manifiesto el profesor Mario Donate durante la presentación del Termómetro Económico, donde estuvo acompañado del gerente de la Fundación Eurocaja Rural, Vicente Muñoz Almagro, y la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Fátima Guadamillas.
Por sectores, comentó que «se comporta muy bien industria que crece de forma bastante significativa». La tasa de desempleo en el mercado de trabajo se reduce también muy levemente y en actividades empresariales, el índice de confianza crece con respecto al trimestre anterior. «Como nota quizá más negativa, el aumento de déficit», destacó.
Por todo ello, Donate cree que «las perspectivas parecen en principio halagüeñas», ya que «veníamos de un primer trimestre donde crecíamos al 2,6, en el segundo caíamos a un 2,2, y al final nos hemos estabilizado y hemos crecido al 2,1 por ciento».
«Eso es muy positivo aunque hay que ver qué pasa en el último trimestre para tener la foto completa de todo el año», pero «estaremos en las previsiones que decían que estaríamos, es decir, en el 2,2 o 2,3 por ciento», comentó.
Otro aspecto positivo, afirmó, es que Castilla-La Mancha está creciendo «un poquito más» que la economía española y es de las comunidades autónomas que más lo está haciendo. Esto, a su juicio, «ofrece una perspectiva positiva en lo que queda de año».
Preguntado sobre los datos de déficit, Donate explicó que los números reflejan que Castilla-La Mancha ha pasado de 543 millones de euros en junio a 600 millones de euros en septiembre, lo que supone «un incremento importante». «Llama la atención esa tendencia creciente», dijo.
DATOS. El Termómetro Económico de Castilla-La Mancha del tercer trimestre muestra, entre otros aspectos, que el índice de confianza empresarial en la comunidad autónoma aumenta ligeramente en el tercer trimestre de 2019 con respecto al segundo (2,7%), aunque es un 1,3 por ciento menor que el que existía en el tercer trimestre de 2018 (0,3%).
Los datos estimados de evolución del PIB regional muestran un crecimiento del 2,1 por ciento interanual, una décima menor que la cifra correspondiente al segundo trimestre, mientras que el crecimiento trimestral es del 0,5  por ciento (tres décimas por encima del que mostraba el segundo trimestre). Es algo superior al crecimiento interanual español (2%) e intertrimestral (0,4%).
La tasa de paro se reduce muy ligeramente con respecto al trimestre anterior (0,32 puntos) y al mismo trimestre de 2018 (0,61 puntos), para situarse en el 16,1 por ciento. El trimestre muestra un aumento interanual de los afiliados a la Seguridad Social a finales de septiembre, que se sitúan en 717.801, con un incremento interanual del 2,2 por ciento.
Un número dedicado al comercio exterior. El número de este periodo está dedicado al comercio exterior. El Termómetro Económico mide la temperatura económica de Castilla-La Mancha de forma trimestral. Su información permite evaluar el impacto de las diferentes políticas y decisiones tomadas a nivel nacional e internacional y posibilitan al tejido empresarial, institucional y social castellano-manchego mejorar la toma de decisiones para impulsar el avance de la región.