scorecardresearch

«Mi trabajo se mueve entre el arte textil y la instalación»

V.M.
-

«Tanto la exposición como el Museo de Tilburg poseen una marcada proyección»

Miguel Peñaranda, junto al equipo de la microfábrica del Museo Textil de Tilburg. - Foto: M.P.O.

El joven diseñador de vestuario y artista visual conquense Miguel Peñaranda, que desarrolla actualmente su carrera en los Países Bajos tras formarse en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes, centra su actividad profesional entre el diseño de vestuario y la escenografía para artes escénicas, así como en su práctica artística independiente. En estos últimos años ha colaborado con compañías de teatro y danza tales como Eastman-Sidi Larbi Cherkaoui, Nationale Theater Den Haag, Zeelandia, Opera Ballet de Flandes, Comédie Française y coreógrafos independientes tanto en Bélgica como en España. Recientemente ganó un concurso de diseño en el Museo Textil de Tilburg (Holanda).

¿Dónde comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo del diseño de moda?

Mis primeros pasos dentro del diseño comienzan en Amberes dentro de la Academia de Bellas Artes. Allí me centré en el diseño no de moda, sino de vestuario para artes escénicas; sin embargo hace un par de años que, de forma independiente, he comenzado a explorar la moda a través de la creación de una serie de prendas que todavía no han visto la luz y responden a mi necesidad de pensar la moda de una forma alternativa y más cercana, más del tú a tú y menos desde el consumo basura de moda. 

¿Qué supone en su trayectoria profesional ganar un concurso de diseño tan importante como el de Tilburg?

Poder formar parte, si bien temporal, de uno de los museos textiles más importantes de Europa supone un reconocimiento a mi creatividad y trabajo. Además el hecho de que haya espacios y lugares que apuestan por la creación emergente y alternativa continua dando sentido a mi voz, a mi obra y les otorga un sentido de pertenencia en este mundo y en esta sociedad.

Este diseño permanecerá expuesto en una muestra temporal de moda sostenible, ¿una ocasión para dar a conocer su trabajo internacionalmente?

Indudablemente, pues tanto la exposición como el museo poseen ya una marcada proyección internacional. Espero que esto mismo pueda permitir a los visitantes acercarse a esta propuesta de moda sostenible desde lo artístico y conceptual, del objeto de moda como obra de arte que se puede vestir y con la que se puede reivindicar nuevas formas de habitar nuestra sociedad.  El museo es todo un referente en la creación y experimentación textil a nivel europeo y alberga una exposición titulada Long Live Fashion, sobre moda sostenible y prácticas éticas en el ámbito de la moda, donde figura este diseño premiado.  

¿Podría desvelarnos en qué consisten esas prácticas y nuevas tendencias éticas en el mundo de la moda?

No me atrevería a hacer una enumeración porque, afortunadamente, hoy día existen ya muchas empresas innovadoras dentro del ámbito textil. Aunque sí que me atrevo a decir que, aunque todavía hay mucho por hacer, a nivel ciudadano poco a poco se está comenzando a valorar más la reutilización de prendas de segunda mano. Otra tendencia ética o más sostenible es tan simple como la reparación de la ropa tal y como se hacía antaño; sin embargo creo que se debe apostar por la educación en el consumo, así como en que la sociedad se responsabilice más de su propio consumo de moda. 

¿Lleva implícito este premio la realización de su diseño? 

Así es, dentro de la exposición se ha creado una microfábrica de ropa en la que el visitante podrá encargar el diseño y llevárselo a casa en el plazo de unas pocas semanas, junto con información precisa y detallada sobre los costes reales que implica la confección de una prenda, desde el proceso creativo de su concepción hasta su producción física. 

Para finalizar, ¿podría hablarnos de sus nuevos proyectos a corto y medio plazo?

Pues a título personal estoy dando forma a un trabajo artístico propio, que se mueve entre el arte textil y la instalación artística y habla de temas como el poder, la sumisión, la masculinidad y lo patriarcal y que, junto a un artista colaborador, he titulado Rule of Silence (en español algo así como regla o ley del silencio). Además, la Casa Encendida en la capital de España expondrá el mes que viene una prenda-objeto que diseñé el año pasado dentro del marco de unas jornadas que tuvieron como eje central la sostenibilidad y la moda. En cuanto a mi trabajo como figurinista hay una serie de proyectos de diseño para danza contemporánea, tanto en Bélgica como en España, que espero se puedan llevar a cabo ahora que el letargo postpandémico está empezando al reactivar el panorama cultural.