Un pacto con ERC que no se saldrá de la Constitución

EP
-

Según el entorno del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el presidente del Gobierno en funciones, ha comprendido que esta legislatura debe ser la que solucione los problemas territoriales pendientes y no solo el asunto catalán

Pedro Sánchez y Emiliano García-Page, durante un acto del PSOE celebrado este pasado mes de septiembre en Toledo. - Foto: Ángeles Visdómine

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y su homólogo en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, han departido durante 20 minutos vía telefónica dentro de la ronda de contactos que el candidato a revalidar el Ejecutivo está manteniendo con presidentes autonómicos, una conversación en la que, según precisan a Europa Press fuentes presidenciales castellano-manchegas, Sánchez ha trasladado a García-Page su intención de no salirse de los límites constitucionales en las negociaciones de cara a su investidura.
Según el entorno de García-Page, Sánchez ha reflexionado al respecto de que esta legislatura debe ser la que solucione muchos problemas territoriales que están pendientes y que son multilaterales, no solo el problema catalán, empezando por la financiación autonómica.
Del mismo modo, según esta versión, Sánchez le ha trasladado que comprende las distintas posiciones y sensibilidades de todos los territorios, sin ningún reproche sobre las últimas críticas.
De su lado, García-Page le ha señalado que «nadie quiere que haya terceras elecciones y todo el mundo desea evitarlas». En ese sentido, ha abogado por hacer «entre todos» un «esfuerzo» para que haya Gobierno y estabilidad. En esta reflexión, el líder castellanomanchego da cabida también a PP y Cs.
«Es imprescindible que todo el mundo tenga claro que no se puede ni siquiera discutir el marco constitucional», le ha trasladado a Pedro Sánchez.