LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Culo contra la pared

Acabo de oír las noticias y se me salen los ojos de las órbitas. Tantas veces nos han dicho que no se iba a pactar con Podemos … En medio de la crisis que viene, poner a Podemos en el gobierno lo único que va a generar es que la crisis se acentúe. La razón es bien sencilla: ni aunque Iglesias se haga del Opus, y lo proclame a los cuatro vientos, el capital es muy cobarde, y cuando juega fuera de su país es más cobarde todavía. Las inversiones extranjeras estaban mirando con lupa la situación española; Cataluña en llamas, el presidente de la Generalitat animando a los guerrilleros, España sin gobierno desde hace meses, y como colofón de lo que antecede, la extrema izquierda en el poder.
Parte de la culpa la tiene Mr. Casado, porque negarse a apoyar o a abstenerse en la posible votación de investidura de Sánchez, y conociendo lo pegado que está Sánchez al sillón, era obligarle a pactar con la izquierda radical y con los nacionalistas. ¿Por qué iba a renunciar Sánchez a ser presidente del gobierno? La posibilidad de pactar con la izquierda y con los nacionalistas existía, y de ahí que en el debate, por mucho que le preguntaban, cambiaba de tema y nunca respondía. La verdad es que los devaneos de Sánchez han sido de orilla a orilla de la política, hasta el punto que su ala radical, la señora Calvo, para disculparse en una ocasión que había cambiado de postura aclaró que una persona era Sánchez cuando estaba en la oposición y otra cuando era presidente de gobierno. Pero en fin, así se doman los caballos, o te tiran, o salen caminando pacíficamente. La crisis no perdona, y si hay una subida de impuestos y se ataca a los ‘emprendedores’ como eufemísticamente llamaba Zapatero a los empresarios, se generará una verdadera zapatiesta en el paro, contra Bruselas, etc.
Zapatero ya recortó el sueldo de los funcionarios y congeló las pensiones. Los conejos cazando a los cazadores, la izquierda haciendo política de derechas. ¡Qué poca vista la del PP!, a no ser que pretendan que cuanto peor mejor para ellos, como Rajoy. No tenemos políticos, tenemos profesionales de vivir de la política, pero se echa de menos a estadistas de la categoría de González o Aznar. El único beneficio que hizo Pablo Iglesias a nuestra política fue recoger a los perroflautas que estaban acampados en la Puerta del Sol, y ahora se sienten representados y han dejado un poco la calle, como él dejó el barrio donde vivía para irse a un chalet. El problema va a ser de orden público también. Mucho criticar a Trump por el muro, pero nosotros lo tenemos hace muchos años en Ceuta y Melilla, y si no existiera entraría 5 ó 6 mil emigrantes diarios. Y todo esto en el ambiente convulso mundial que ha generado haber pillado a Evo Morales metiendo las manos en las urnas. Lo ha destituido el propio general del ejército que él había nombrado. Se ha ido a México pero seguro que vivirá en el exilio como un pachá, y si no al loro.