Prieto saca pecho y elogia su último paquete de inversiones

Leo Cortijo
-
Prieto saca pecho y elogia su último paquete de inversiones

El presidente en funciones de la Diputación destaca que deja "unas cuentas saneadas y unas arcas llenas a diferencia de hace ocho años", cuando se encontró con "70 millones de deuda"

Benjamín Prieto, arropado por un ramillete de alcaldes de la provincia, defendió en rueda de prensa que la Diputación –que ha presidido durante los últimos ocho años– cierre la presente legislatura dando luz verde a un paquete de inversiones de más de 13 millones de euros. El presidente provincial en funciones recalcó que estas «cuarenta y tantas» actuaciones beneficiarán a más de 50 municipios. Sin importar, recalcó, el color político de aquellos que los gobiernan. Y es que, sentenció, «todas las inversiones de la Diputación se han hecho solamente buscando los intereses generales de la provincia y de los vecinos».

Por ello, manifestó no entender los recursos y las alegaciones presentadas por el PSOE. Prieto esgrimió que estos fondos surgen de la liquidación del presupuesto del año 2018 y «de la buena gestión de la Diputación una vez saneadas las cuentas». Así que, «no han sido un capricho de última hora» y «llevan gestionándose desde hace un tiempo».

Partiendo de esta base, recalcó que solo le cabe una duda, y es «por qué el Partido Socialista está en contra de invertir en la provincia». En esta línea, se hizo una pregunta: ¿Por qué no prefieren hacer inversiones a presentar alegaciones?». Asimismo, el popular se preguntó también cómo el PSOE va a explicar, por ejemplo, que no se hagan los caminos entre El Pedernoso y Las Pedroñeras, Fuente de Pedro Naharro y Uclés, Las Mesas y El Provencio, y Tarancón y Tribaldos. O, añadió, que no se rehabiliten una antigua ermita en

Huerta de la Obispalía y el Castillo de Moya.

Prieto destacó que «en decenas de ocasiones se nos acusaba de tener superávit..., pues ahí está». «A diferencia de cuando tomé posesión hace ocho años», dijo, y es que «nos encontramos una deuda de 70 millones de euros». Sacó pecho de su gestión y aclaró que «dejamos una Diputación saneada, con posibilidad de invertir y con buena salud financiera». Por esa razón, terminó, «hay dos formas de gobernar: por un lado, el PP, que se preocupa de las inversiones; y por otro, el PSOE, que quiere comenzar poniendo trabas a que los municipios avancen».