Adelantado a su tiempo

SPC
-

El Seat 1430 cumple medio siglo como el precursor de adelantos técnicos que se siguen utilizando

Adelantado a su tiempo

Conocido popularmente como Catorce treinta, el Seat 1430 cumple 50 años, después de que la marca española lo presentase en el Salón Internacional de Barcelona de 1969. Se trataba de una versión del Fiat 124 diseñada específicamente para el mercado nacional que incorporaba un motor de 1.438 centímetros cúbicos que aún sirve de inspiración para la gama actual de la compañía. Y es que, pese a haber pasado medio siglo, los actuales coches de Seat montan un propulsor con muchas similitudes respecto al 1.438 centímetros cúbicos del 69: el bloque de gasolina 1.5 litros TSI de 150 caballos de 1.498 centímetros cúbicos. 
Este motor, que comparte algunos elementos tecnológicos con el 1.4 litros TSI que le precede, como el sistema de desconexión de cilindros ACT, se configura ahora como la apuesta mecánica de la compañía española para sus modelos de gasolina más vendidos. En comparación a la mecánica del 1430, tan solo cubica 60 centímetros cúbicos más y se ha implementado en el Ibiza de última generación, en el Arona, en el León, en el Ateca, y en el Tarraco. 
Al igual que ocurría en el 1430, el 1.5 TSI de 150 caballos de potencia puede montarse en modelos muy diferentes, tanto con transmisiones manuales de seis velocidades como automáticas DSG de siete marchas, y cuenta con importantes avances tecnológicos que consiguen equilibrar sus prestaciones con un menor consumo de combustible.  No obstante, la mecánica destaca, principalmente, por tener bloque, culata y tapa de culata de fundición en aluminio, gestión térmica con módulo de regulación de la temperatura del líquido refrigerante e innovadoras técnicas de fabricación. 
El motor 1430 constituye la base de la motorización de los modelos medios de Seat en los años 70 y hasta mediados de los 80. Y en su evolución, ha ido incrementando la potencia hasta un 20 por ciento y obteniendo también un mayor par motor. Originalmente, se trata del mismo motor de gasolina y 1.197 centímetros cúbicos del modelo precedente, el 124, aunque con un aumento del diámetro de los pistones, que permitió incrementar un 20 por ciento la cilindrada, hasta los 1.438 centímetros cúbicos, de ahí el nombre del modelo donde se implementó por primera vez, el 1430. 
Concebido  para competir contra sus hermanos, el Seat 600 y el Seat 1500, el Catorce treinta se convirtió en el objeto de deseo de miles de familias españolas que se las ingeniaron para ahorrar las 136.600 pesetas (823 euros) que costaba el nuevo modelo.  No hay que olvidar que en aquel 1969  el salario mínimo interprofesional era de 3.060 pesetas (18,44 euros) mensuales y la renta per cápita anual de España ascendía a 77.868 pesetas (470 euros). En total, en sus 50 años de vida, el 1.430 fue el elegido por Seat para impulsar a 522.578 unidades, de las que 250.582 fueron del modelo 1430 (estuvo a la venta hasta 1975)  y 77.658 del 124 D Especial.