ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


Geometría variable

En la nueva temporada política va a llevarse la geometría variable. Las relaciones interpartidaria y los pactos  serán diversos y distintas bandas. En Toledo, capital, el PSOE ha obtenido doce concejales, un resultado que le permite ensayar esa geometría variable, aunque si demasiadas inquietudes. Porque doce concejales debe considerarse un acontecimiento casi insólito, cuando no espectacular, en una ciudad que desde los comienzos de la democracia ha sido renuente a conceder mayorías absolutas. Al PSOE le falta un concejal para  conseguir el número mágico de la mayoría, que en Toledo es el 13. El PSOE ha sido el partido más votado en todos los barrios de la ciudad, excepto en el barrio de Santa Teresa. Analizados los números, unos resultados admirables. El acuerdo ciudadano ha sido amplio en lugares tan  lejanos como Buenavista o el Polígono. Y lo de Santa Teresa es para estudiar.  Es probable que el barrio  esté pasando esa crisis de la decadencia que otros barrios ya han superado o han asumido. O tal vez está necesitado de  reformas complejas por las especiales situaciones que se crearon artificialmente.
El dialogo y los acuerdos variables no debieran resultar  complicados  si nos atenemos a los programas presentados. En los enunciados generales los partidos han coincidido. Quien más ha marcado la diferencia ha sido el PP y esa propuesta exótica de hacer gratuita la recogida de basura. Un  brindis al sol que nadie ha creído. Imagino que los ciudadanos han hecho un cálculo sencillo. Vale, me suprimen las tasas de basura, pero se presentan dos opciones. O la recogida diaria perderá calidad  o para pagar este servicio habrá que prescindir de otros. De algún sitio tienen que salir los recursos para abonar un servicio tan esencial en una ciudad. Los ciudadanos  saben, desde hace tiempo, que nada sale gratis. Probablemente pueda ser una de las razones  de tanta unanimidad en los barrios. Por lo demás, la ciudad ha estado más limpia en estos cuatro años, aunque siga sin resolverse la recogida en el Centro histórico. ¿Existirá alguna ciudad que haya encontrado la solución? Me resisto a creer  que sea la única con problemas irresolubles. Lo mismo vale para la proliferación de coches en el centro, convertido en un aparcamiento al aire libre. Compaginar la residencia y el coche con el turismo es una cuestión que se ha resuelto  en otros lugares. Se trataría solo de copiar. Y de voluntad.