Seis pueblos de Ciudad Real pedirán la zona catastrófica

A. Criado / EFE / Ciudad Real
-

La subdelegada del Gobierno de España en la provincia mantiene una reunión con los alcaldes y alcaldesas de Almedina, Torre de Juan Abad, Villamanrique, Cózar y Carrizosa para valorar los daños provocados por la tormenta de agua y el granizo

Seis pueblos de Ciudad Real pedirán la zona catastrófica

La subdelegada del Gobierno de España en la provincia de Ciudad Real, María Ángeles Herreros, mantuvo este jueves una reunión con los alcaldes y alcaldesas de Almedina, Torre de Juan Abad, Villamanrique, Cózar y Carrizosa, a petición de los responsables municipales, para valorar los daños provocados por el agua y el granizo en los pueblos y sus explotaciones agrícolas. Un encuentro que también sirvió para solicitar apoyo técnico e información sobre líneas de ayudas que permitan compensar de alguna forma los perjuicios causados. En este encuentro se pusieron sobre la mesa las dos líneas a las que pueden acogerse estos municipios. Por un lado, explicó Herreros, a las subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica. Se refieren a daños materiales en viviendas habituales o en enseres de primera necesidad. También las pueden solicitar ayuntamientos y titulares de establecimientos mercantiles, industriales y de servicios. Una segunda vía pasa por que el Ejecutivo central apruebe un Real Decreto de medidas urgentes para paliar daños por comunidades autónomas. Todos estos municipios ya han aprobado en Pleno o lo harán en breve la solicitud de zona catastrófica, al igual que Villanueva de los Infantes, el municipio más afectado, que lo hizo anoche en una sesión extraordinaria. El alcalde de Almedina, José Antonio Talavera, indicó a La Tribuna que la tormenta se ha llevado por delante el 75% de los cultivos de viña y olivar de un municipio que es eminentemente agrícola. «Un ruina total», enfatizó el regidor para subrayar que los daños en las plantas «afectarán también a las próximas dos o tres cosechas» y al bolsillo de los agricultores, que «tendrán que invertir mucho dinero para recuperar sus explotaciones». Por su parte, el Ayuntamiento de Villamanrique continúa recabando información para poder evaluar y determinar el alcance de los daños, cuya cuantía no se conocerá hasta al menos la próxima semana. Su alcaldesa, Higinia Valero, afirmó tras el Pleno extraordinario que no pierden la esperanza de recibir las ayudas necesarias para poder recuperar la normalidad en el campo, ya que la agricultura es también la principal fuente económica de esta localidad. El granizo también afectó a varias parcelas de pimientos en el término de Fuenllana. Su alcalde, Salvador Dueñas, explicó que el Ayuntamiento no celebrará un Pleno extraordinario para solicitar la declaración de zona catastrófica, puesto que estas explotaciones ya se recogen en la petición realizada por Villanueva de los Infantes, que incluye estas «zonas adyacentes». Los terrenos afectados, apuntó el regidor, se encuentran en la parte noroeste de Fuenllana, justo la que limita con Infantes.