Desarticulan un grupo criminal que robaba casas en Barcelona

EFE
-

Los investigadores pudieron identificar a los miembros de origen georgiano, a los que se les atribuye cuatro robos con fuerza en domicilios de Sant Joan de Vilatorrada, la Garriga y Sant Andreu de la Barca

Desarticulan un grupo criminal que robaba casas en Barcelona - Foto: MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una organización criminal que robaba en viviendas de las comarcas barcelonesas del Baix Llobregat y el Vallès utilizando el método de los marcadores.
Según han informado hoy los Mossos, como resultado de una investigación iniciada en junio de 2019 a raíz del aumento de robos en viviendas de estas comarcas, han sido detenidos los seis integrantes de la banda en dos fases.
Los investigadores pudieron identificar a los miembros del grupo criminal georgiano, a los que se atribuyó cuatro robos con fuerza en domicilios de Sant Joan de Vilatorrada, la Garriga y Sant Andreu de la Barca.
El pasado 4 de septiembre se llevó a cabo un primer dispositivo policial que culminó con la detención de tres de los principales investigados y la recuperación de diversos objetos robados en los domicilios que los arrestados tenían en Barcelona y Sabadell.
Fruto de estas detenciones, los Mossos identificaron a otros tres hombres de nacionalidad georgiana de 38, 41 y 54 años, que fueron detenidos el pasado 28 de septiembre en el transcurso de otra operación policial en El Prat de Llobregat.
El mismo día se hizo una entrada y registro en el domicilio que los tres investigados tenían en Santa Coloma de Gramenet, donde los Mossos localizaron gran cantidad de joyas y de relojes procedentes de los robos, además de material para marcar domicilios e instrumentos para forzar cerraduras y puertas.
Los tres últimos arrestados pasaron el lunes 30 de septiembre a disposición del Juzgado de Instrucción de El Prat de Llobregat, que decretó prisión provisional para todos ellos.
Para efectuar los robos, la banda "marcaba" los pisos a los que quería acceder con hilos de cola prácticamente imperceptibles que colocaban entre la puerta de entrada y el marco. Unas horas o días más tarde pasaban a comprobar si los hilos estaban intactos, lo que significaba no había nadie en el piso y que podían entrar en él sin ser descubiertos forzando las cerraduras y las puertas para consumar el robo.