ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


¡Por fin!

¡Por fin! Si, por fin vamos a ver a Pedro Sánchez en una sesión de control en el Parlamento. 
Y es que, allá por febrero cuando se disolvieron las Cámaras para la convocatoria de elecciones, el Presidente en funciones se ha escaqueado del control parlamentario y eso que ahí está la resolución del Tribunal Constitucional dejando claro que el que un Gobierno esté en funciones no implica que no tengan que ser controlado por el Parlamento. No hay que olvidar que fue el propio grupo socialista el que promovió que el Tribunal Constitucional resolviera si un Gobierno en funciones tenía la obligación de someterse al control parlamentario. Pero ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo y el Gobierno se ha venido resistiendo a ser "controlado" y la legislatura esta en "suspenso" por mas que Maritxell Batet, presidenta del Congreso afirme que la Cámara no está paralizada. 
La verdad es que a Pedro Sánchez le solemos ver en actividades internacionales, pero poco en el Parlamento. Tampoco es que sea prodigo en sus relaciones con la prensa. A veces Sánchez parece discípulo de Rajoy al que en su día se le llegó a calificar como el "líder del plasma". Sin palabras. 
Pero a lo que vamos, esta semana Pedro Sánchez informará a sus señorías de las "cumbres" de la UE y se supone que él además de sus ministros también responderá a las preguntas de la oposición. 
Lo cierto es que hasta que no haya Gobierno la legislatura no arrancará como debe y mientras tanto sus señorías más que otra cosa se dedican a ser "paseantes" en las Cortes. 
Y aquí llegamos al quid de la cuestión: ¿PSOE y Unidas Podemos lograrán un acuerdo o se repetirán las elecciones? 
Todo depende de lo que decidan en Unidas Podemos. Pero si resulta sorprende que Pedro Sánchez haya esquivado el control del Parlamento más sorprendente es aún que él y su equipo negociador se hayan atrevido a ofrecer a Iglesias y a su grupo crear un organismo que dependa del Ministerio de Hacienda, y que presida algún podemita, para encargarse de que el Gobierno cumpla con lo que se comprometa. Y ya puestos han vuelto a renovar la oferta hecha meses atrás para que políticos podemitas pasen a formar parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, del Consejo de Seguridad Nuclear, se hagan cargo del CIS, etc. 
Es decir instituciones que deberían estar integradas por personas con competencia profesional y no por ser cuota de ningún partido. 
La verdad es que la negociación entre PSOE y Unidas Podemos tiene más de almoneda que de otra cosa. Unos lo cifran todo en los cargos, preferiblemente dentro del Gobierno, los otros en conseguir los votos podemitas dándoles premios de consolación. Todo un espectáculo. 
Ya he escrito en otras ocasiones en que en mi opinión es peor un Gobierno que no sea coherente que el celebrar nuevas elecciones. 
Pues eso.