APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


Por un "encuentro de civilizaciones"

De camino hacia las elecciones generales del 28 de abril -algo más de un mes- la política española se presenta cada vez más convulsa, sin que se libre ninguno de los cuatro grandes partidos, con enfrentamientos interminables entre sí y de unos contra todos los demás, sin excepciones. El panorama es demasiado complicado como para que quepan grandes posibilidades de aquietamiento o de marcha atrás en la frontalidad de los enfrentamientos. Y no digamos del papel de Vox en esa trifulca, pues el grupo ultraderechista se enfrenta duramente con la izquierda pero también con los otros partidos de derechas. En tal clima es muy difícil encontrar resquicios para la pacificación de la fraccionada política entre las diversas facciones de lo que entendemos por universo del tortazo. 
Habría que aguzar mucho la memoria para intentar recordar de verdad cómo eran los períodos electorales desde la transición, especialmente en caso de elecciones generales. Pero en principio, yo me inclino a pensar que nunca esos períodos fueron tan duros, complicados y desesperantes como está resultando el actual, y eso sin que hayamos llegado a la campaña electoral estrictamente hablando. Mi impresión es que las cosas todavía se pueden complicar muchísimo más. 
Ni siquiera la famosa manifestación independentista dominical de Madrid ha sido capaz de introducir una cierta calma en las relaciones entre los demás partidos, cuando parecería muy lógico que estos hubieran comparecido mucho más unidos ante ese esperable factor de acercamiento de posición entre todos los que no ponen en entredicho la unidad territorial de España. Pero puede ser una ingenuidad pensar algo parecido a lo que acabo de decir, -de modo que, si no quieren, no lo den por leído, mis queridos amigos...-. 
Pero es buen momento para remachar sobre el separatismo y decir que es inconcebible el haber llegado a esta situación. La inteligencia, la lógica, el sentido común y la necesaria confianza en el futuro son aspectos de la superrealidad que aconsejaban e incluso obligaban a todos a unas actitudes de contención sin las que ese futuro parece totalmente indomeñable. Porque en este clima o ambiente de a veces feroz enfrentamiento, no hay nada que hacer y no hay nada que esperar seriamente del futuro de este gran país llamado España. Es imprescindible que nos paremos a pensar y reflexionar sobre lo que digo antes de que caiga sobre todos, y digo todos, la gran maldición que podría lanzarnos por el terraplén de la Historia.