Buenas sensaciones con la asignatura de Igualdad

Nuria Lozano
-

La responsable provincial de este área, Lourdes Luna, destaca el trabajo que realiza la Juntapara romper con los estereotipos de género desde las aulas a través de la coeducación

Lourdes Luna, delegada provincial de Igualdad - Foto: Reyes Martínez

En la escuela las niñas ya no quieren ser princesas, pero sí profesoras o peluqueras. Y a los niños les da por el fútbol o el cuerpo de policía. Son tópicos reales que recogen encuestas como Qué quieres ser de mayor que elabora Adecco. Los estereotipos siguen en el aula convirtiéndose así en el germen de las desigualdades entre sexos. Con la fuerza del adjetivo Imparable  es como presenta el Gobierno regional este año el Día Internacional de la Mujer. «Animamos a todas a ser imparables en sus demandas y reivindicaciones, imparables para conseguir la igualdad real y efectiva, no queremos ni más ni menos, queremos lo mismo», dice la delegada provincial de Igualdad, Lourdes Luna. 
Pero la Junta sabe que la mejor manera de combatir lacras como la violencia de género o los desniveles laborales pasan por actuar en los centros educativos. Por ello, la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género, aprobada en 2018, dedica un apartado importante a la educación y, en especial, a la  necesidad de enseñar desde la coeducación, o lo que es lo mismo la  toma de conciencia sobre la igualdad de géneros y el conocimiento de la existencia de los modelos masculino y femenino en la construcción de la identidad personal. «En el ámbito educativo está la base de todo lo que reivindicamos en un día como el 8 de marzo», indica. La principal novedad es la futura implantación obligatoria en Primaria y ESO de la asignatura Igualdad, Tolerancia y Diversidad. En la actualidad once centros de la provincia desarrollan pilotajes para la implantación de esta materia «y está dando muy buenos resultados, las valoraciones que nos llegan de toda la comunidad educativa son muy positivas», asegura la delegada. Todavía es pronto para aventurar la fecha en la que llegará definitivamente a los currículos de la región «pero seguimos trabajando en su instauración». Además,  «estamos a expensas de saber qué pasará con la nueva Ley de Educación nacional ya que parece que incluirá una asignatura de la misma naturaleza». 
Fuera de las clases, Luna confía en que este 8-M marque un antes y un después, al ser el primero en el que todas las instituciones conquenses van de la mano. «La igualdad no es cosa de mujeres, es de toda la sociedad».