Cuenca lidera la producción de cebada, girasol y lentejas

Jonatan López
-

El último Avance de Superficies de Agricultura confirma que es segunda en champiñón y setas

Cuenca lidera la producción de cebada, girasol y lentejas

Ya se sabía desde hace tiempo que Cuenca era la principal productora de cebada y girasol del país, pero el último Avance de Superficies y producciones de cultivos de mayo que elabora mensualmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación demuestra que la provincia no sólo puede sacar músculo con el cereal de invierno y con la leguminosa. 
De entrada, Cuenca ocupa el primer puesto como productor de cebada con 263.250 hectáreas. Es decir, de los 2,7 millones de hectáreas que se cultivan en España, el 9,7% se producen en territorio conquense. Lejos quedan Zaragoza, con 195.000  hectáreas, y Valladolid y Huesca, ambas con 190.000.
Ahí no queda la cosa, puesto que la provincia también es la primera en superficie de girasol. De las 691.000 hectáreas que se cultivan en el país, un 18 por ciento se han sembrado en la provincia. La segunda posición es para Sevilla, que acumula 103.800 hectáreas, y la tercera para Burgos, con 64.000. 
Asimismo, el informe de superficies agrícolas certifica que en la provincia se siembra prácticamente la mitad de las lentejas que se cultivan en el país. De las 44.872 hectáreas nacionales, el 45 por ciento se cultivan en Cuenca. 
Cabe subrayar también la importancia del champiñón para los agricultores conquenses, puesto que Cuenca cuenta con 130 hectáreas declaradas de las 435 del país. Solo es superada por La Rioja, que tiene una producción mayor en 215 hectáreas. Algo similar pasa con otras setas cultivadas, ya que Cuenca acumula 26 de las 102 hectáreas nacionales. De esa cantidad, 47 hectáreas se siembran en la comunidad riojana.
Superficies de los cultivos.  El último informe que publicó  Agricultura señala que los cereales de invierno siguen ostentando una parte muy importante de la agricultura conquense, hasta el punto de acumular el 64 por ciento de la superficie. Es más, prácticamente no ha cambiado un ápice la cantidad de hectáreas de cebada, trigo, avena, centeno, triticale –cereales de invierno– y de maíz –de primavera– que se han sembrado respecto al pasado año. Estos primeros avances del año indican un leve descenso de la superficie, que pasa de 323.995 hectáreas a las 320.265.  Esa pequeña bajada se nota en la cebada, que pasa de las 269.000 hectáreas a las 263.000 actuales, mientras crecen los trigos –35.560 hectáreas– . También hay una mínima alza en el centeno y el triticale, así como en el maíz. 
Por otro lado, bien es cierto que la superficie de girasol, según justifica Asaja Cuenca en los últimos años, ha descendido notablemente. No obstante, sigue siendo una de las primeras opciones de los agricultores. El año pasado se sembraron 128.963 hectáreas y en este se contabilizan, por el momento, 125.000. Desciende un tanto la colza, que el año pasado ocupaba 1.655 hectáreas y en este se establecen 1.450. 
En el grupo de forrajeros destaca la veza y la alfalfa, aunque de modo testimonial pues el primero ocupa 470 hectáreas –160 más que en 2019– y el segundo 460. En cuanto a las leguminosas de grano, la lenteja desciende en 3.000 hectáreas respecto a 2019 y actualmente se contabilizan 20.550. Crecen los yeros, que pasaron de 10.791 hectáreas a 12.700 y los guisantes secos, de 9.444 a 10.800. Por último, y en el capítulo de hortalizas y frutales no cítricos, la mayor superficie es para la cebolla grano y medio grano que eleva su superficie a las 1.150 hectáreas.  
El único pero es que la provincia ha perdido 7.976 hectáreas agrícolas en el último año. En 2019 se sembraron 508.886 hectáreas y en el presente se contabilizan 500.910, un 1,5% menos.