El flujo migratorio al semestre de venezolanos, de 70 a 700

L.G.E.
-

La llegada de inmigrantes de Venezuela a la región creció exponencialmente en el último lustro, de 56 y 75 en los dos semestres de 2014 a los 749 de la primera mitad del pasado año

Concentración por el pueblo venezolano en Guadalajara convocada en marzo del pasado año por la Diócesis, Cáritas y Accem. - Foto: Javier Pozo

La inestabilidad en Venezuela en los últimos años se ha traducido en una llegada numerosa de inmigrantes de este país sudamericano a España y, por lo tanto, también a Castilla-La Mancha. No era uno de los países de origen tradicionales de la inmigración que venía a la región. De hecho, analizando los datos por semestres que publica el Instituto Nacional de Estadísticas, lo normal es que el flujo oscilase entre los cincuenta y los setenta inmigrantes venezolanos. Sin embargo, en los datos de los dos últimos semestres publicados por el INE se ha pasado la barrera de los setecientos.
Fue a partir de 2015 cuando la llegada de venezolanos superó el centenar. Lo hizo en el segundo semestre, con 121. Y a partir de ahí fue incrementándose el flujo de manera exponencial. En el segundo semestre de 2016 fueron ya 262, en el segunda mitad de 2017 llegaron a los 422. Yen 2018 el flujo de inmigrantes venezolanos fue de 610 en el primer semestre y de 721 en el segundo. El último dato publicado por el INE este mes de enero corresponde al primer semestre de 2019, cuando la cifra volvió a subir, y el flujo migratorio alcanzó los 749 venezolanos. Solo en el último año ha subido la llegada de inmigrantes de este país un 22%.
El ya denominado ‘éxodo venezolano’ de los últimos años, a causa de la inestabilidad política, la crisis económica y los altos niveles de criminalidad, ha hecho que, por ejemplo, en Castilla-La Mancha ya sea el cuarto país del que proceden más inmigrantes cada semestre. Así lleva ocurriendo desde 2017. Solo le superan otros países cuya población inmigrante es más numerosa y está más asentada en la región desde hace más tiempo, como Rumanía, de donde llegaron 1.121 personas el primer semestre del pasado año, Colombia con 1.636 y Marruecos con 1.669.
Según los datos de padrón de Castilla-La Mancha a 1 de enero de 2019, en la región hay una comunidad de 3.344 venezolanos, que se concentran sobre todo en Toledo (1.744) y Guadalajara (824). Y el dato no deja de ser interesante comparándolo con los últimos flujos migratorios, pues los que llegaron solo en el primer semestre de 2019 representarían una cuarta parte de los que ya estaban aquí en Castilla-La Mancha.
A nivel nacional están llegando cada semestre más de 20.000 venezolanos desde 2018. En concreto, en la primera mitad de 2019 fueron 26.202. La gran mayoría eligió Madrid, donde recalaron 8.146 venezolanos, seguida de Cataluña con 4.122 y las regiones de Comunidad Valenciana, Canarias y Andalucía, con  más de 2.000 en cada caso.

Los seis meses en los que llegaron más extranjeros de la década

Las estadísticas de flujos migratorios del INE muestran que el último dato publicado es el de mayor llegada de extranjeros de la década. En concreto, de enero a junio de 2019 llegaron 9.349 inmigrantes, una cifra que supera al récord de la década, que lo tenía el semestre anterior, el segundo de 2018, con la llegada de 9.104. Para encontrar unos datos más elevados hay que volver a 2008, cuando comenzaba la crisis. En el segundo semestre de ese año llegaron 10.071 inmigrantes extranjeros a la región.
La llegada de extranjeros a Castilla-La Mancha se fue reduciendo paulatinamente durante los peores años de la crisis. El flujo migratorio más bajo se alcanzó en el primer semestre de 2013, cuando solo fueron 2.854 los inmigrantes que llegaron a Castilla-La Mancha, casi una tercera parte de los que lo hicieron en el último dato recogido, el del primer semestre del pasado año.
Estas variaciones se notan en el saldo migratorio. En la primera mitad de 2019 fue positivo en 6.385 personas (llegaron más extranjeros de los que se fueron). Es el dato más elevado de la década (hay que volver a 2008 para encontrar uno más alto). De 2012 a 2016 el saldo fue negativo:se fueron más inmigrantes de los que llegaron.