Ilusión y trabajo

Redacción
-

Juventud, calidad y descaro son las señas de identidad de la nueva plantilla del Club Deportivo San José Obrero que este año está dirigida por el técnico David Angulo

Ilusión y trabajo

Probablemente, y casi con toda seguridad, la plantilla del CD San José Obrero de esta campaña será la más joven de la Primera Autonómica Preferente. El equipo, que repite filialidad con la Unión Balompédica este año, cuenta con un puñado de jóvenes valores que suman de media cerca de 21 años. Tienen hambre por competir y hacer cosas grandes en la categoría. David Angulo toma las riendas en este nuevo proyecto que aúna al fútbol conquense y que busca, como objetivo, «formar nuevos talentos para que el equipo sénior los utilice. La hornada de jugadores que tuvimos en División de Honor permite que jueguen en la Balompédica futbolistas como Sahuquillo, Mayordomo, Manu, Pacheco, Ramírez o Verdejo, y se aproveche el trabajo que hicimos». De la plantilla actual, el entrenador conquense destaca «su trabajo e ilusión por llegar algún día al primer equipo», crecer y con el paso del tiempo jugar en Tercera o en Segunda B. «Son chicos muy jóvenes», insiste, pero «tenemos que darles cariño y oportunidades, porque estos son los mimbres, sino para que el San José ascienda algún año, para que puedan jugar en el Conquense en Tercera o Segunda B. Tienen calidad de sobra». 
Lo bueno es que la mayoría de los jóvenes jugadores ya conocen al míster, puesto que les entrenó en categorías inferiores y «eso facilita las cosas a la hora de hacer grupo y coger conceptos. Ellos saben lo que les pido».
No obstante nada tiene que ver la División de Honor Juvenil, a pesar de su exigencia, con esta categoría plagada de equipos con presupuesto para jugar en Tercera. «Estamos notando que nosotros somos muy jóvenes, falta picardía, pero eso lo ganarán con los partidos», cuenta el técnico, que opina que los jugadores que el año pasado disputaron la máxima categoría del fútbol nacional juvenil «vienen con otra chispa, con ritmo. No han notado el salto y se están aclimatando de maravilla». Afirma que pesará la juventud de los suyos pero, por contra, «ese descaro también nos viene bien. Este equipo está hecho para hacer grandes cosas, dar buenos momentos y que la gente disfrute». En ese sentido, Angulo quiere que el conjunto «no pierda su identidad, ni en casa ni fuera. El equipo crecerá en cada partido  y lo hará cada día un poco mejor».
Rivales. Sobre los rivales cree que el grupo I es el más exigente de la Preferente. Equipos como Manzanares, Balazote, San Clemente, Alcázar, Criptana o Tomelloso «son muy fuertes. Hay mucho nivel y es un grupo muy duro, pero se verá muy buen fútbol en Las Quinientas». Eso sí, el entrenador recalca que el Obrero «quiere competir y atar la permanencia lo antes posible y desde ahí crecer. Es verdad que el grupo es complicado, pero tenemos bastante cosas para hacerlo bien y no sufrir para salvar la categoría». A título particular, Angulo muestra también su ilusión por «bajar a entrenar al barrio, volver a casa, hacer un buen año y que los chicos y yo aprendamos lo máximo posible. Y en dos o tres años intentar dar un pasito más y estar en Tercera División. ¿Por qué no?», se pregunta. Hasta la fecha, el equipo ha disputado cuatro partidos –resta uno aplazado ante el CD Quintanar– y el balance es de dos victorias, un empate y una derrota. Este domingo, a partir de las 12 de la mañana, el conjunto rojillo recibe al Membrilla CF en el Obispo Laplana.