El Gobierno británico anuncia "progresos" con la UE

Agencias
-

Johnson confía en la posibilidad de lograr un acuerdo para la salida de Reino Unido antes del 31 de octubre pero se mantiene firme en su decisión de cerrar el Parlamento para que la oposición no prorrogue el Brexit

El Gobierno británico anuncia "progresos" con la UE - Foto: HENRY NICHOLLS

El primer ministro británico, Boris Johnson, subrayó hoy que su Gobierno está realizando "progresos sustanciales" con la Unión Europea (UE) a fin de lograr un acuerdo de Brexit y aseguró que "quitarán" la salvaguarda irlandesa.
Durante una acalorada sesión parlamentaria, Johnson insistió en que el Reino Unido logrará alcanzar un pacto de "divorcio" con Bruselas y se desligará del bloque comunitario en la fecha prevista del 31 de octubre.
El primer ministro respondió hoy a las preguntas de los diputados tras haber encajado anoche un duro golpe en la Cámara de los Comunes, al perder el control de la agenda parlamentaria y ganar la oposición -con la ayuda de 21 diputados rebeldes conservadores- una moción contra su Gobierno.
De esta manera, la oposición procede esta tarde a tramitar con carácter de urgencia un proyecto de ley que impida una retirada de la UE sin acuerdo y que fuerce al primer ministro a solicitar a los 27 una extensión del Brexit de tres meses, hasta el 31 de enero de 2020. Sin embargo, según recalcó hoy Johnson, su Ejecutivo está realizando "progresos sustanciales" con los 27 y su objetivo es obtener un pacto con Bruselas en el Consejo Europeo del próximo 17 de octubre.
En este sentido, consideró que el proyecto de ley impulsado por el líder laborista, Jeremy Corbyn, "destroza cualquier posibilidad de negociación".
Por su parte, el dirigente del principal grupo opositor instó a Johnson a que proporcionara "evidencias" sobre datos que prueben que efectivamente está negociando un acuerdo con la UE y que no está poniendo en marcha una estrategia para "hacer correr el reloj".
En concreto, Corbyn presionó al líder conservador para que desvelara las "propuestas" hechas por su Gobierno a la UE con el fin de solventar el controvertido asunto de la "salvaguarda" irlandesa, el mecanismo que pretende evitar una frontera física entre las dos Irlandas tras el Brexit, y al que el primer ministro se opone radicalmente.

 

Apoyo de la Justicia para el cierre del Parlamento

Según ha dictaminado el Tribunal de Sesiones de Edimburgo (Escocia), Johnson actuó de acuerdo con la legalidad cuando decidió suspender temporalmente el Parlamento.
El juez Lord Raymond Doherty afirmó que la acción del Gobierno "no contraviene la ley", porque la potestad de suspender la Cámara de los Comunes "es un poder reservado al Ejecutivo".
La corte civil de mayor rango de Escocia se pronunció así sobre la demanda presentada por un grupo de más de 70 diputados británicos, que, el mes pasado, pidió que se estableciera la legalidad de clausurar la Cámara de los Comunes para evitar que los detractores de un Brexit sin acuerdo puedan frenarlo.
Durante la lectura de su veredicto, el magistrado señaló que no está convencido de que la cuestión sea "justiciable", es decir, que la acción del Gobierno pueda en este caso ser llevada ante los tribunales, ya que, según dijo, "el Ejecutivo rinde cuentas ante el Parlamento". Es una "decisión política", señaló y añadió que, tomando en cuenta "la separación de poderes", no era voluntad del tribunal "interferir" en la labor gubernamental.
Lord Doherty concluyó destacando que rechaza así la petición de los demandantes que pretendían que el caso fuese tildado de "ilegal" y "anticonstitucional" y que ya han anunciado que presentarán un recurso ante el Tribunal Supremo británico, que podría celebrar una vista el 17 de septiembre.
Johnson consigue así su primera victoria judicial, con lo que, por el momento, el Parlamento permanecerá cerrado entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, dejando así poco margen de maniobra a los diputados contrarios a una salida de la UE sin acuerdo.

 

Desvío de dinero para lograr un Brexit duro

El ministro británico de Economía, Sajid Javid, anunció hoy una partida extra de 2.000 millones de libras (2.213 millones de euros) para afrontar un posible Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre.
Javid expuso en la Cámara de los Comunes la llamada "Revisión del gasto", donde detalla las prioridades presupuestarias del Ejecutivo conservador para el ejercicio 2020-21 y que incluyen un aumento de la inversión en servicios públicos como salud y educación para "dejar atrás la austeridad".
En una agitada intervención, el ministro, que accedió al cargo el pasado julio, fue amonestado varias veces por el presidente de los Comunes, John Bercow, por desviarse de su tema económico y hacer comentarios políticos sobre el Brexit.
Tras un largo preámbulo criticado por la oposición, Javid precisó que el gasto gubernamental se incrementará en 2020-21 hasta un total de 30.400 millones de libras (33.664 millones de euros), con un aumento del 6,3 por ciento del presupuesto del ministerio del Interior para financiar el reclutamiento de 20.000 nuevos policías.
El ministro anunció además 6.200 millones de libras adicionales (6.800 millones de euros) para el Servicio nacional de salud (NHS, en inglés) y dotaciones para combatir la explotación infantil por internet y la crisis climática.