¡Vamos a la calle!

SPC - Agencias
-

Las medidas de flexibilización del confinamiento para los menores de 12 años abren la puerta a que otros colectivos puedan salir de casa también, como los mayores o quienes hagan deporte

Los niños primero - Foto: JAVIER BELVER

Imagínense la estampa del día 27 de abril. Miles de niños a las puertas de sus casas... «¿Salimos ya, mamá, salimos ya?» «¿Papá, papá, ha llegado la hora? ¿Cuándo nos vamos? ¿Cuándo nos vamos? ¿Cuándo nos vamos?» Y es que para el Gobierno más de un mes de aislamiento ya es suficiente para los más pequeños, que necesitan disfrutar de aire fresco.
 Eran muchas las dudas que planeaban sobre si permitir o no esta opción de desconfinamiento, pero finalmente la opinión de algunos expertos y el clamor de las regiones llevó a que el Ejecutivo que lidera Pedro Sánchez comunicara el pasado sábado la decisión de flexibilizar el aislameniento de los niños. Esta medida, además, abre la puerta a que se haga lo propio con otros colectivos como son los mayores.
Así lo explicó ayer el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que aseveró que los expertos científicos comparten la decisión de aliviar el confinamiento de los diminutos y de otros grupos para los que «el encierro» en casa tiene mayor impacto, entre los que también citó a los mayores.
Simón apuntó que no conoce el real decreto sobre la prórroga del estado de alarma anunciada a partir del 26 de abril y reiteró que «el momento adecuado y las fechas en las que se tenga que hacer» depende de otros muchos factores que conoceremos cuando se publique este real decreto».
El epidemiólogo reveló también que el Comité Científico «ha discutido mucho» sobre la posible relajación de las medidas de confinamiento para los mayores y puso sobre la mesa la posibilidad de que puedan ejercitarse «en paseos alrededor de su zona de habitación o incluso más largos». También debaten la posibilidad de que se pueda salir a practicar deporte, según Simón, que contestó a un periodista que los españoles «no somos más o menos indisciplinados» que otros países de nuestro entorno que lo permiten, pero que el objetivo de las medidas que se adopten es que se puedan implementar y «no se queden en el papel».
Preguntado por la posible imposición de la mascarilla para que los menores puedan salir a la salir, Simón recordó que, como en los adultos, el uso de esta protección es una recomendación añadida a la higiene y al distanciamiento social. «Las mascarillas son una medida más. Ninguna por sí sola sirve para controlar esto», zanjó.
Desde la ONG Save the Children recamaron al Gobierno que, a la hora de plantear sobre el papel esta decisión, en caso de establecer horarios, que fije al menos dos turnos para que las familias puedan conciliar el cuidado de los pequeños con el teletrabajo o el trabajo. presencial. Además, pidió que, si se valora la posibilidad de una salida a la calle gradual, se priorice el grupo de cero a seis años, ya que los expertos consideran que son los que necesitan más actividad física.
La entidad recomendó, asimismo, que esas salidas sean de una hora diaria en un radio de un kilómetro del domicilio, manteniendo cerrados los parques, y que los pequeños vayan acompañados de un adulto, siempre respetando la distancia social y con el material de protección adecuado. En el caso de familias monoparentales y con niños de diversas edades, la asociación considera que lo más adecuado es que se permita la salida al mismo tiempo de toda la familia.
Con todas las recomendaciones apuntadas en la agenda, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, avanzó ayer que las «condiciones» relativas a la salida de los menores se conocerán mañana, después del Consejo de Ministros. 
«Los niños y las niñas van a salir a partir del 27 bajo ciertas condiciones que se concretarán en el Consejo de Ministros del martes y que requerirán de la autorización del Congreso y siempre preservando su seguridad y salud», aseveró ayer el responsable de la Cartera que gestiona esta crisis en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo con los presidentes de las comunidades autónomas.
En cuanto a  los mayores no concretó nada y se limitó a decir que es un tema que por ahora se «va a seguir estudiando».