El cabello también se cae por la contaminación

Europa Press
-

Un estudio presentado en el 28º Congreso de la Academia Europea de Dermatología nuestra que la exposición a contaminantes atmosféricos comunes conocidos como partículas PM está directamente relacionada con la pérdida de pelo

El cabello también se cae por la contaminación

La exposición a la contaminación de las partículas (PM) está relacionada con la pérdida de cabello en humanos, según ha demostrado por primera vez una nueva investigación presentada  en el 28° Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, que se celebra en Madrid. 
La investigación se realizó exponiendo células del cuero cabelludo humano en la base de los folículos pilosos, conocidos como células de la papila dérmica del folículo humano (HFDPC), a diversas concentraciones de polvo similar a PM10 y partículas de diesel. 
Después de 24 horas, los investigadores realizaron un proceso científico, conocido como electrotransferencia o Western Blot, para detectar los niveles de proteínas específicas en las células. 
Los resultados mostraron que la presencia de PM10 y partículas de diesel disminuyeron los niveles de beta-catenina, la proteína responsable del crecimiento del cabello y la morfogénesis. 
El estudio también reveló que los niveles de otras tres proteínas (ciclina D1, ciclina E y CDK2), que son responsables del crecimiento del cabello y su conservacion, disminuyeron por el polvo similar al PM10 y las partículas de diesel dependiendo de la dosis, lo que significa que cuanto mayor es el nivel de contaminante, mayor es la disminución de proteínas. 
Las partículas PM10 son partículas con un diámetro de 10 micrómetros o menos mientras PM2.5 que tienen un diámetro de 2,5 micrómetros o más pequeño. Ambas se consideran contaminantes importantes y están relacionados con varias afecciones de salud graves, como enfermedades cardíacas y pulmonares, cáncer y problemas respiratorios. En total, se estima que la contaminación del aire ambiente mata a 4,2 millones de personas cada año, pero los efectos sobre la piel y el cabello no se conocen bien. 
Las fuentes de PM se deben a la quema de combustibles fósiles, incluida la gasolina, el diesel y otros combustibles sólidos como el carbón, el petróleo y la biomasa, así como otras actividades industriales como la construcción, la minería y la fabricación de materiales de construcción como el cemento, la cerámica y los ladrillos. 
El investigador principal, Hyuk Chul Kwon, del Future Science Research Center en la República de Corea, explica que, "si bien el vínculo entre la contaminación del aire y enfermedades graves como el cáncer, la EPOC y las enfermedades cardiovasculares está bien establecido, hay poca o ninguna investigación sobre el efecto de la exposición particular de la materia en la piel y el cabello humanos en particular". 
"Nuestra investigación explica el modo de acción de contaminantes del aire en las células de la papila dérmica del folículo humano, que muestran cómo los contaminantes del aire más comunes conducen a la pérdida del cabello", concluye.