Victoria Lafora


Solo les falta la luna

Pese a que no ha comenzado todavía la campaña electoral, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha lanzado a la carretera y ofrece cada día una mejora social a cambio de votos. Ayer fue la subida de las pensiones con el IPC y hoy es la rebaja de las peonadas para cobrar el subsidio. Cuando llegue la única semana de campaña, a los socialistas, solo les quedara la luna como oferta electoral. Esta sobreexposición, que obliga a desgañitarse a sus oponentes de Ciudadanos y Unidas Podemos, muestra la preocupación creciente de Ferraz y Moncloa por los datos de las encuestas que muestran un desfallecimiento del claro apoyo con que contaba Sánchez hace unos meses. 
Tras los cambios de criterio, de posición política, e incluso de ideología de Albert Rivera, con descabelladas ofertas de última hora, llevado por el pánico de los datos de los sondeos, cada vez peores, a Pablo Casado y al PP solo les hace falta no perder la calma y contemplar desde la sede de Génova como se van desplomando sus "colegas" de la derecha. 
Por eso, y bien aconsejado, el líder del PP ha recuperado a la ex presidenta del Congreso, Ana Pastor, como número dos por Madrid, sustituyendo a un Suárez del que no se ha sabido nada desde abril hasta aquí. Y tan polémico en sus declaraciones como la locuaz presidenta de la Comunidad de Madrid. En lugar de llevarse las manos a la cabeza por la subida de las pensiones ofrecida por Sánchez, de denunciar la utilización del presupuesto, por cierto de Montoro, para uso partidista, como hace Rivera. De lamentarse porque le roban las propuestas como hace Iglesias. Casado dice que apoyará la medida para no perder ni un voto de los pensionistas afines. 
Aún así, el tema más peliagudo de este cálido mes de octubre, va a estar en Cataluña con la sentencia del procés. Pese a las iniciales declaraciones de confianza en la actitud de los Mossos, el ministerio del Interior ha enviado más de 1.000 agentes entre Policía Nacional y Guardia Civil para garantizar el orden público y la movilidad. Las declaraciones del consejero Miguel Buch, afirmando que la policía autonómica "actuará para garantizar los derechos y libertades y la convivencia pacífica", no son muy tranquilizadoras al recordar las escenas en las puertas de los colegios el día del referéndum ilegal. 
Una actuación prudente pero firme va a ser fundamental para dar imagen de solvencia al Ejecutivo en funciones que no puede verse desbordado por los acontecimiento, sabedor de que el independentismo se juega su última baza en estas movilizaciones. 
Y todavía queda el Brexit antes de noviembre con sus preocupantes consecuencias económicas. Los candidatos deberían tomarse con más calma su subasta de ofertas y medir fuerzas porque la difícil realidad de las próximas semanas puede dar un vuelco a los sondeos y que, ni siquiera la luna, seduzca a los electores.