Los trabajadores con discapacidad cobran un 17% menos

EFE
-

Los trabajadores con algún grado de minusvalía cobran un sueldo bruto anual de 19.726,2 euros, una cantidad un 17 por ciento inferior a los 23.764,8 euros que perciben las personas sin incapacidad

Los trabajadores con discapacidad cobran un 17 % menos

Los trabajadores con discapacidad cobran un 175 menos que las personas sin discapacidad, esta diferencia es más acentuada en los hombres -con salarios un 20,7 por ciento inferiores a los de quienes no tienen discapacidad- que en las mujeres -con una diferencia del 14,3 por ciento-, según la encuesta El Salario de las Personas con Discapacidad (SPD) de 2017, difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y elaborada con datos de las personas que tienen un 33 por ciento o más de discapacidad.
Si el cómputo se hace por horas, quienes tienen discapacidad perciben 12,9 euros por cada hora de trabajo frente a los 15,2 euros que cobra el resto de los trabajadores (15,4 por ciento menos).
Pese a estas diferencias salariales, según los datos de Estadística, el sueldo de las personas con discapacidad aumentó un 2,2 por ciento respecto al año anterior.
En cuanto a la brecha salarial -diferencia de salario entre un hombre y una mujer que ocupan el mismo puesto- en el colectivo de personas con discapacidad es del 15,9 por ciento frente al 22,2 por ciento del resto de la población.
Explica el INE que la diferencia salarial no es igual en todos los puestos de trabajo, de modo que los de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) los sueldos son los mismos en un 94,5 por ciento de los casos.
En puestos altos (directores; gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo) las personas con discapacidad perciben un suelos un 7,4 por ciento inferiores al resto y en los de ocupación bajos (operadores y trabajadores no cualificados) la diferencia alcanza el 17,1 por ciento.
Y dentro del colectivo de las personas con discapacidad, los salarios más bajos correspondieron a los trabajadores con discapacidad intelectual y mental, mientras que los más elevados los percibieron aquellos que tienen una discapacidad sensorial y física.
Tras analizar las diferencias salariales, un año más el INE vuelve a advertir que "en términos globales y desde el punto de vista laboral", el aspecto más significativo para el colectivo de las personas con discapacidad legalmente reconocida es "su baja participación en el mercado de trabajo".
Así, en 2017 la tasa de actividad de este colectivo fue del 35 por ciento, más de 42 puntos inferior a la de la población sin discapacidad; la tasa de ocupación fue del 25,9 por ciento, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad; y la tasa de paro fue del 26,2 por ciento, superior en nueve puntos a la de la población sin discapacidad.

 

Distribución salarial

La distribución salarial fue similar en ambos colectivos, aunque en el caso de las personas con discapacidad un porcentaje mayor de trabajadores se concentró en torno a salarios bajos. En general, aunque las diferencias entre los niveles salariales de las personas con y sin discapacidad son significativas, éstas se reducen a medida que aumenta el nivel salarial. Y respecto al tipo de jornada, en 2017 se observaron menos diferencias entre los sueldos de personas con y sin discapacidad en los contratos a tiempo parcial, igualados en el 88,2 por ciento de los casos.
En opinión del INE, la ocupación de los trabajadores es la variable "más ilustrativa" de la situación laboral de las personas con discapacidad. Así, en 2017 en ningún grupo de ocupación las personas con discapacidad superaron el salario bruto de la población sin discapacidad.
En puestos de ocupación altos (directores y gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo) y medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) las personas con discapacidad aumentaron sus diferencias salariales respecto al resto de trabajadores -en 2016 el 94,5 por ciento de estos trabajadores cobraban lo mismo y ahora son el 92,6 por ciento-.
Por el contrario, en puestos de ocupación bajos (operadores y trabajadores no cualificados) las personas con discapacidad redujeron la brecha salarial respecto a 2016 (82,9 por ciento).
Y si se atiende al tamaño de los centros de trabajo, y teniendo en cuenta que los salarios de las personas con discapacidad siempre son inferiores, las mayores diferencias se dan en centros de tamaño mediano (de 50 a 199 trabajadores), con niveles salariales para las personas con discapacidad un 26,3 por ciento inferiores a las de sin discapacidad. Por sectores de actividad, las diferencias entre los salarios de las personas con y sin discapacidad fueron similares en todos los sectores