La nieve y el hielo suben las urgencias por caída y rotura

-

De los 172 pacientes atendidos los días 10 y 11, 52 fueron por traumatismo y siete fueron al quirófano

Imagen de una persona en el momento en que se resbala sobre la nieve. - Foto: Reyes Martínez

Cuando la nieve viene pareja de una fuerte bajada de las temperaturas y ésta se convierte en hielo, el riesgo de resbalarse cuando uno va caminando aumenta considerablemente. A veces el resbalón y la consiguiente caída se queda sólo en un susto, uno se levanta y vuelve a caminar, otras veces, en cambio, la cosa va a más con el resultado de una lesión o una fractura.

Si esto ocurre tocará o bien llamar al 1-1-2 y que una ambulancia te lleve  hasta tu hospital de referencia o directamente te acerquen en un vehículo particular.  Sólo los pasados días 10 y 11, en coincidencia con el temporal de nieve y frío que asolaba la ciudad, las urgencias traumatológicas  por caídas  y roturas que se atendieron  en el Hospital Virgen de la Luz , se vieron incrementadas, según fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha  (Sescam), en más de un 21%  sobre lo que viene a ser esta atención pero en otra época del año. 

Así, de los 172 pacientes que se vieron en urgencias este último domingo y lunes, 52 de ellos lo fueron por traumatismo, o lo que es lo mismo, el 30% de los mismos.  Pero es que asimismo, señalan estas mismas fuentes, de ese total de pacientes atendidos por urgencias traumatológicas, siete de ellos tuvieron que ser intervenidos quirúrgicamente por traumatismo, por fractura o  por ruptura, cuando lo normal, por contra, es que estas intervenciones se reduzcan a una o dos cualquier otro domingo o lunes del año. Luego está la inmovilización del hueso o de la articulación afectada con una célula, un venda fuerte o con una escayola 

Cuando uno se resbala en el hielo, lo más habitual suele ser caer hacía atrás más que hacía adelante, por ello, que  las lesiones más frecuentes ocasionadas tengan que ver con  percances en los miembros inferiores, en muñecas, en codos y en hombros, así como con esguinces de ligamentos, con  rotura de caderas y con luxaciones  de articulaciones. Por ello, tampoco es de extrañar que mientras perdurarse lo fuerte del temporal desde diferentes administraciones se aconsejase precisamente para evitar caídas y resbalones estar en tu casa el mayor tiempo posible y no salir a la vía pública a no ser que fuese necesario.  No obstante,  si tocaba andar sobre la nieve  y el hielo,  las recomendaciones a seguir son de lo más variado con consejos que van desde llevar puesto un calzado de agarre y evitar los que tengan las suelas que resbalen, hasta caminar despacio dando pasos cortos  pasando por  adaptar el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante con los brazos sueltos y extendidos  para ayudar a mantener el equilibrio o por  optar por pisar aquellas zonas en las que todavía queden restos de nieve.