De ni-ni a emprendedor

C.S.Rubio
-

La Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) ha puesto en marcha el programa 'Juvemprende', para despertar el espíritu emprendedor en jóvenes que ni estudian ni trabajan. Todos los participantes desarrollarán su propio plan de negocio

De ni-ni a emprendedor

La Asociación de Jóvenes Empresarios de Castilla-La Mancha, más conocida bajo las siglas AJE, se ha propuesto despertar el espíritu emprendedor entre la conocida como generación ni-ni. Es decir, entre aquellos jóvenes de menos de 30 años que a día de hoy ni estudian ni trabajan.
Esta es la razón de ser del programa ‘Juvemprende’, promovido por AJE y subvencionado por el Fondo Social de Empleo a través del Programa Operativo de Empleo, Formación y Educación y con la colaboración de la Fundación INCYDE. Un programa que arrancará a lo largo de esta semana su primera edición en las cinco capitales de provincia y en las ciudades de Hellín, Puertollano y Tomelloso y para el que aún quedan plazas disponibles.
Como apunta Natalia Mena, responsable del Departamento de Programas de AJE, el objetivo es formar a estos jóvenes en emprendimiento de manera global. Así, por ejemplo, se trabajará en la mejora de sus competencias personales, enseñándoles desde cómo presentar su proyecto empresarial a cómo liderar y formar un grupo de trabajo.
También se da especial relevancia al ámbito de la innovación y al de las competencias digitales. En este último caso, la formación se ha enfocado en mostrarles cómo posicionar y dar valor a su producto o empresa en las redes, así como en introducir a estos alumnos en conceptos como el ‘geomarketing’.
Sin olvidar, claro está, la formación empresarial. En este sentido, todos los participantes desarrollarán su propio plan de negocio, con todo lo que ello implica.
Para poner en marcha estos planes de empresa, cada participante recibirá un plan de tutorías individuales de 12 horas de duración. Y al finalizar las clases teóricas en aula, realizarán una estancia práctica de 5 horas en una empresa de la zona.
Unas ‘prácticas’ donde se aplicarán técnicas de jobshadowing -o período de observación profesional-, en las que los estudiantes pasarán tiempo con el equipo directivo de la empresa para observar y seguir su trabajo.
Una vez terminado el curso, la dirección de este programa elegirá los proyectos más viables y los introducirá en un sistema de mentorización. Mentorización que será llevada a cabo por emprendedores «con acreditada y consolidada experiencia en el sector donde vaya a desarrollar la actividad empresarial del plan de negocio», explica Mena.
En este sentido, desde AJE se destaca la alta cualificación del equipo docente y el completo programa formativo de este proyecto, que tiene un coste cero para los participantes al estar financiado por la UE, pero cuyo valor en el mercado rondaría los 2.000 euros por alumno.