CARTA DEL DIRECTOR

Francisco Javier Martínez


A la caza de los inversores

En una conversación sobre el momento actual económico por el que atraviesa Cuenca y su provincia, mi interlocutor me dijo: «Lo que hay que darse cuenta es que en los municipios de Cuenca debe haber actividad económica, a través de industrias y empresas de servicios, que son de las que tenemos que comer. ¿El turismo? Es muy importante, pero debe servir para complementar la renta y poder vivir bien, no subsistir». Y creo que no le faltaba razón, porque de una casa rural, por poner un ejemplo, una familia puede vivir, pero si le falla uno o dos fines de semana al mes, la renta se verá disminuida considerablemente y pondrá en peligro la situación de esa familia concreta.

La Confederación de Empresarios parece que va por la misma línea y plantea una estrategia para captar inversores en 40 municipios conquenses que tienen potencialidades, pero que no consiguen contactar con los inversores para que las empresas lleguen y se creen puestos de trabajo. Acciones como ésta demuestran que es posible trabajar por la provincia y contra la despoblación del mundo rural. Hay que conocer a fondo el territorio para poder ofrecérselo a los empresarios adecuados.

No todos los municipios de la provincia tienen potencialidad para desarrollar un sector turístico que permita fijar población. Algunos, y no pocos, tendrán que echar A la caza de los inversores mano de la instalación de industrias si quieren rebelarse a su destino y retener población activa para que la localidad no se pierda en el olvido del tiempo.

En el nuevo mapa de suelo industrial de la provincia promovido por CEOE están incluidos 40 municipios, por lo que, a priori, la oferta de terreno para las empresas será amplia. Aquí, a buen seguro que tendrá un carácter preferencial aquellos polígonos industriales situados junto a la A-3, como puedan ser Tarancón, Montalbo, Motilla del Palancar o Minglanilla, entre otros. Seguro que serían más, si la autovía A-40, entre Cuenca y La Gineta (Albacete) o la Autovía a la Alcarria. Las vías de comunicación son fundamentales para el desarrollo del territorio y, sin ellas, el medio rural continuará con la deriva de población hasta prácticamente desaparecer para siempre.

El mapa de suelo industrial de la provincia es una herramienta imprescindible para ofertar parcelas a las que atraer riqueza y desarrollo. Cuando el documento esté vigente, será la hora de salir a la caza de los inversores, porque no vendrán a nuestra puerta, y será una tarea ardua, pero en juego está la supervivencia de gran parte de los municipios y, mientras haya actividad económica, cada una de las localidades no caerá en el olvido.