Pueblo rico, pueblo pobre

Jonatan López
-

Arcas, Cuenca capital y Villar de Olalla son los municipios con mayores rentas medias de la provincia, y Ledaña, La Alberca de Záncara y Villalpardo están a la cola

Pueblo rico, pueblo pobre

Si atendemos al titular de esta noticia, parecería que las diferencias entre los municipios más ricos de la provincia y los más pobres es ciertamente notable. De hecho, de ser así, se podría hablar de una Cuenca a dos velocidades que contiene municipios con una renta media muy por encima de otros y que, por tanto, disfruta de ciertos privilegios. Lejos de parecerse a aquella serie de televisión tan famosa de la década de los 70 –con Peter Strauss y Nick Nolte, y William Smith en el papel de Falconetti– puede afirmarse que en la provincia hay diferencias de 7.000 euros en la renta media entre el municipio más rico y el más pobre.
Al menos es lo que se refleja en la última Estadística de Declaraciones de IRPF que publica la Agencia Tributaria y que atañe únicamente a los municipios de la provincia que superan los 1.000 habitantes. Es decir, de la provincia se trasladan los datos de 32 de los 238 municipios existentes, aunque bien es cierto que también se ofrece una media de las localidades más pequeñas. 
Si atendemos a la renta bruta media, los vecinos del primer municipio conquense perciben 26.583 euros por habitante y el ciudadano de la última población cobra al año 14.967, lo que supone una notable diferencia de más de 11.500 euros. 
Mayores rentas. De entrada, el municipio que tiene la renta más alta es Arcas. La localidad situada en el cinturón de la capital no solo supera los 22.000 euros, sino que los habitantes que residen en ella perciben cerca de 400 euros anuales más que los de la capital. De hecho, uno de los datos significativos es que de los 1.716 ciudadanos censados declararon un total de 915, lo que supone un 53,3% de la población. La localidad arqueña ocupa el puesto 18 entre los municipios castellano-manchegos.
En este ránking singular, la segunda localidad con una renta media más alta es la capital, que llega a los 21.587 euros por persona. 28.362 declarantes, de las 54.690 personas que residen, efectuaron la declaración de la renta. La capital ocupa el puesto 22 entre las localidades de Castilla-La Mancha y es la 622 del país.
La tercera población con mayor renta también está situada junto a la capital y explica un tanto el fenómeno demográfico que se desprende de los datos. Villar de Olalla, al igual que Arcas, es otra de las poblaciones que podrían considerarse dormitorios de Cuenca y que en décadas anteriores acumuló nuevos censados gracias a las urbanizaciones residenciales que se construyeron. En este caso, tiene una renta media de 21.170 euros por habitante. Por cierto, estas tres primeras localidades son las únicas que suben su renta respecto al estudio anterior. La media, en el caso de Cuenca capital es de cerca de 200 euros más.
La brecha económica se hace patente con el siguiente municipio, Tarancón, que tiene una renta media de 18.678 euros, 211 euros más que en el estudio anterior. En cambio, Motilla del Palancar tenía una renta media de 20.072 euros y ha bajado hasta los 18.672. Es decir, los habitantes cobran 1.400 euros menos.
En el otro extremo, en el de los núcleos poblacionales con menor renta media de Cuenca, se sitúan varios municipios del sur de la provincia y concretamente de la Manchuela conquense. El último es Villalpardo, con 13.492 euros, y le siguen La Alberca de Záncara (14.058) y Ledaña (14.104). Cabe subrayar la subida de localidades como San Lorenzo de la Parrilla, Las Valeras o Quintanar del Rey. El mayor incremento de la renta media se produce en el municipio parrillano, que pasó de los 14.541 a los 15.799.
La estadística de la Agencia Tributaria también hace una media del resto de municipios de la provincia. De los 47.417 habitantes de los 206 municipios restantes, 20.637 son declarantes. La buena noticia es que los ciudadanos de estas poblaciones han subido su renta media hasta los 15.161 euros, 852 euros más que en el pasado estudio.