Rusia devuelve a Ucrania los tres buques capturados en 2018

Europa Press
-

Los barcos, bajo orden de la Marina, violaron la frontera supervisada por el Gobierno de Moscú al entrar en una zona provisionalmente cerrada del mar Negro. Kiev denuncia que sus 24 tripulantes realizaban una misión de tránsito sin fines bélicos

Un barco ruso (i) escolta uno de los buques de guerra ucranianos capturados en 2018 - Foto: STRINGER

Rusia devolverá este lunes los tres buques de guerra ucranianos capturados en noviembre de 2018 en el mar de Azov, según han confirmado fuentes del Parlamento ruso y del servicio de Guardacostas de la península de Crimea.
Los barcos se están desplazando hacia aguas neutrales donde serán entregados a la parte ucraniana, según ha contado el diputado Dimitri Belik. "Llegarán al punto de encuentro sin ninguna escolta militar, ya que nuestras aguas territoriales se extienden a lo largo de la península y no se necesita escolta adicional", ha añadido en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.
El 25 de noviembre de 2018, tres barcos de la Marina ucraniana violaron la frontera rusa al entrar en una zona provisionalmente cerrada del mar Negro y avanzaron hacia el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov. Según Rusia, las embarcaciones ucranianas realizaron maniobras peligrosas e hicieron oídos sordos a la exigencia de parar, por lo que fueron detenidas junto con sus 24 tripulantes.
Ucrania, por contra, denuncia que los tres barcos fueron interceptados cuando estaban en una misión de tránsito, en un operativo en el que incluso se llegaron a efectuar disparos por parte de los guardacostas rusos, violando con ello la inmunidad que les confiere la Convención sobre Derecho del Mar.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el incidente de provocación y señaló que entre los tripulantes de los buques infractores se encontraban dos agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania, quienes de hecho estuvieron dirigiendo la operación, y subrayó que los guardias fronterizos rusos estaban cumpliendo su deber profesional.
El 7 de septiembre, los militares que violaron la frontera fueron entregados a Ucrania en el marco de los acuerdos sobre la liberación simultánea de presos.
En el fondo de este asunto se encuentra la disputa por Crimea. Rusia se anexionó la península ucraniana en 2014, en el marco del conflicto armado entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbas que aún continúa.
La Unión Europea vio en el incidente en Kerch, el último de una larga serie, un intento más de Rusia de extender su control sobre el mar de Azov en contra de la soberanía ucraniana. La comunidad internacional no reconoce el dominio ruso sobre Crimea.