Demandan a los políticos propuestas para 'El Hospitalillo'

REDACCIÓN
-
Rehabilitada la entrada al refugio antiaéreo, también Bien de Interés Histórico. - Foto: HOSPITALILLO

Ciudadanos anónimos llevan desde diciembre del año pasado desarrollando una campaña de rehabilitación del edificio histórico, que a principios de año fue incluido de oficio enel Inventario de Patrimonio de Castilla-La Mancha.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Cuenca insta a los partidos políticos que compiten por gobernar en el Ayuntamiento de Tarancón a exponer las propuestas concretas que tienen para el futuro de El Hospitalillo, Bien de Interés Histórico, desde principio de año incluido de oficio en el Inventario de Patrimonio de Castilla-La Mancha. Miembros de este colectivo y ciudadanos anónimos llevan desde diciembre del año pasado desarrollando una campaña de rehabilitación en el antiguo Hospital de Santa Emilia. "A principios de año conseguimos, sin apoyo alguno, el blindaje patrimonial del edificio y su refugio antiaéreo, como edificio sanitario de la Guerra Civil vinculado a las Brigadas Internacionales, ya nadie podrá derribar el edificio para hacer chalets, ni reformarlo sin consultar con patrimonio", detallan.

Frente al trabajo voluntario, hace tres meses se anunció la reactivación del Patronato de la Fundación Lozano, encargado de su gestión, pero no ha vuelto a reunirse. "En los últimos ocho años este patronato, que no cumple con la legislación, se ha reunido tres veces", recuerdan desde ARMH Cuenca, con sede en Tarancón.

En plena campaña electoral, piden que "para que no continúe su deterioro se cierre el recinto, al que se accede con suma facilidad desde las vías del tren o desde las obras públicas a través de una rampa que el gobierno de María Jesús Bonilla (alcaldesa entre 2011 y 2015) hizo llenando de escombro el acceso al refugio", manifiestan. No creen que el acuerdo del patronato sea necesario para cerrar el inmueble, igual que no lo fue para poner aquella rampa o en esta legislatura dar cemento a la valla principal. "Una cosa es que el patrimonio no sea lo más prioritario en la acción de gobierno y otra permitir que se deteriore hasta su desaparición", argumentan desde el grupo de ciudadanos particulares que, mientras llegan acciones políticas o del patronato, aseguran que seguirán trabajando por El Hospitalillo y hace un llamamiento para que más personas se sumen a este esfuerzo colectivo para salvar el edificio.