«Si se necesita, se prepara la ocupación de camas privadas»

C.M
-

Jesús Fernández Sanz apuntó que si se agravara la situación se recurrirá «a camas de la sanidad privada en una segunda fase, o incluso a residencias de estudiantes u hoteles»

«Si se necesita, se prepara la ocupación de camas privadas»

El consejero de Sanidad precisó que la preocupación actual, además de en la provisión de materiales y en la actuación en residencias de mayores, se centra en la capacidad asitencial y de personal. Por ello, y alertando de que «esta semana será, probablemente, la más dura», garantizó la puesta en marcha de «todos los planes de contingencia» para que el sistema sanitario público «pueda dar una respuesta».
Sin embargo, y aunque «todavía contamos con 900 camas hospitalarias libres en toda la región» para hacer frente a la expansión del coronavirus, «además de 49 camas en Unidades de Cuidado Intensivo», no evitó Jesús Fernández Sanz anunciar que se están preparando por «si se agravara la situación». Para ello, se han establecido otras dos fases de acción, si se supera la capacidad pública, para que si fuera necesario puedan ocuparse camas de la sanidad privada o, en la tercara fase, utlizarse espacios no sanitarias «como residencias de estudiantes u hoteles».
En este punto, aseguró el responsable regional que están adquiriendo respiradores y que se dispondrá de todos los medios necesarios para habilitar estos lugares.
Una vez explicadas las dos posibilidades de acción, tranquilizó el consejero a la población aludiendo a que el sistema público «está trabajando en red», por lo que se pueden trasladas enfermos de unos hospitales a otros hasta que se coupen las 900 camas disponibles en la actualidad». Un número que «puede ser finito» y ante el que se  ha establecido la posibilidad de acudir a «esas camas privadas o a otros edificios» susceptibles de ser adaptados para la asistencia sanitaria.
menor nivel de urgencias. En este mismo sentido, Fernández Sanz se mostró satisfecho de la respuesta ofrecida por el sistema público, «está siendo del cien por cien», e informó que «tenemos cerca de 1.500 urgencias menos que la pasada semana», dato relacionado con que «están dando fruto las decisiones de contención y porque la gente entiende que nos tenemos que dedicar al virus». Situación que ha propiciado «poder ampliar los espacios» y reducir la carga en otros aspectos de la atención.
Además, el consejero adelantó que «han crecido un 30% los puestos de UCI en la región», que ha aumentado «un 10% la asistencia continuada» y que el número de ingresos ha subido hasta un «24% de media».