Un correo electrónico para entregar material de protección

S.L.H
-

La Junta crea un correo electrónico para que cualquier persona pueda entregar material de protección. El consejero de Sanidad asegura, no obstante, que la región dispone de batas, guantes, gafas y mascarillas suficientes, pero «queremos tener más»

En rueda de prensa comparecieron la consejera portavoz y los responsables regionales de Fomento y Sanidad.

La falta de mascarillas, batas, guantes y respiradores está poniendo en tensión a los hospitales desde que estallara la pandemia. Un problema que, pese a las recomendaciones de las autoridades sanitarias de que no es necesario su uso si no se presentan síntomas, continúa poniendo en apuros a los profesionales de la sanidad.
En Castilla-La Mancha no existe tal desabastecimiento en los centros sanitarios, aseguró el consejero del ramo, Jesús Fernández Sanz. Aún así, se ha creado un correo electrónico, sg.sescam@jccm.es, a disposición de personas individuales, colectivos, empresas o industrias de toda la comunidad autónoma, a través del cual poder gestionar la entrega de material de protección, en concreto batas, mascarillas, guantes, gafas y el «traje de buzo entero».
Fernández Sanz compareció en rueda de prensa, junto a la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo, Blanca Fernández, y el consejero de Fomento, Nacho Hernando, para dar cuentas de las nuevas medidas preventivas que el Gobierno regional ha adoptado para frenar el contagio por coronavirus.
Aunque el consejero de Sanidad aclaró que Castilla-La Mancha dispone de material, ha hecho «todas las compras posibles» y está adherida al sistema de coordinación de compras del Ministerio de Sanidad, quiere «tener más», por lo que a través de ese correo electrónico los interesados podrán decir «donde está» ese material y posteriormente se les comunicará «la mecánica de entrega».


SI NO SE NECESITA, SE MANDARÁ A OTRA CCAA. A preguntas de los medios por si esta petición pudieran incrementar la sensación de alarma entre los castellano-manchegos, especificó que si la comunidad autónoma recibiera material que no a va a necesitar, se mandará a otra región «que a lo mejor no tiene suficiente», siempre pensando en la solidaridad completa del Estado.