TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Canteranos y cedidos

25/04/2020

De todas las (muchas) frases que le hemos leído recientemente a Javier Tebas, a quien le arden las arterias por echar la pelota a jugar aunque sea de madrugada, a puerta cerrada y sin luces ni taquígrafos, no fue la más llamativa ésa de «nadie podrá negarse a jugar cuando se dé la orden», que no le deja en buen lugar y sí en un lugar cercano a lo mafioso (¿No les suena a lo de «una oferta que no podrá rechazar» de 'El Padrino'?). La frase que más me llamó la atención fue: «Olvidaros de fichajes, pensad en canteranos y cedidos».

Hace tiempo que el fútbol, en ciertas cabezas, dejó de ser un deporte. Lo que la gran masa intuye como una mezcla de juego y negocio se convierte en 'sólo negocio' en otras. Esas 'otras', además, son las que gestionan el fútbol: ese juego es pasión y el gestor, piensan, no puede permitírsela.

Tebas, según las malas lenguas (o simplemente 'lenguas informadas') acaparador de 15.000 tests para los actores que mantendrán vivo el chiringuito, piensa que las cosas van a cambiar este verano y tal vez el que viene, que ni los gigantes entrarán en la política de grandes inversiones para adecuarse a las nuevas reglas de un mercado castigado por el Covid-19. Tal vez lleve razón, pero ay de quien vea una oportunidad para soplarle a la oreja a los grandes: tienen todo atado y bien atado, incluso si llegan los recortes, la recesión o el apocalipsis zombi. ¿Quiénes son los que más niños 'roban' de otras canteras? Ellos. ¿Quiénes los que más cedidos tienen fogueándose por el planeta? Ellos. Y cuando todas las ventanillas y puestos del bazar están abiertos, ¿quiénes son los que más dinero pueden gastar? Ellos. A estas alturas del partido, no hay nada dejado al azar. No sufrirán si no pueden reforzarse… pues seguirán siendo quienes mejor se refuercen.