La Junta trabaja en la inclusión de madres con adicciones

Redacción
-

El programa que se desarrolla en toda la región, en colaboración con 'Proyecto Hombre', trabaja con mujeres con hijos menores de tres años. El 70% de las mujeres acogidas al programa logran un empleo

La Junta trabaja en la inclusión de madres con adicciones

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha destacado el apoyo decidido frente a situaciones de especial vulnerabilidad de madres con problemas de adicciones, ya que algunas de las afectadas no sólo se encuentran en una situación de gravedad extrema en el aspecto económico y social sino también en un entorno de violencia.
Así lo destaca  la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, que se ha referido al desarrollo del ‘Programa de integración social y laboral para madres con problemas de adicciones con hijos a su cargo y madres gestantes’ que, en colaboración con ‘Proyecto Hombre’, trabaja con mujeres con hijos menores de tres años.
De hecho, el Ejecutivo regional dispone de una vivienda en Guadalajara en la que actualmente viven ocho mujeres y ocho niños menores de tres años y cuya intervención se estructura en dos fases: una de evaluación e ingreso en una vivienda con apoyos para la salud, el bienestar psicológico y emocional, y una segunda ambulatoria en las que continua el tratamiento simultaneado con un itinerario de inserción sociolaboral.
Sánchez explica que esta vivienda incorpora «un programa específico de atención a los menores, destinando recursos especializados al cuidado y desarrollo de los hijos e hijas de las usuarias que continúa, incluso, cuando termina la intervención residencial y comienza el proceso de inserción sociolaboral».
Además, añade que las madres beneficiarias del programa participan en un itinerario personalizado de mediación a través de grupos de autoayuda, grupos familiares e intervenciones individuales con apoyo médico y psicológico, y reciben, asimismo, acompañamiento, atención y seguimiento médico durante un periodo de entre diez y doce meses, y simultáneamente comienza la atención infantil.
Seguidamente, inician un itinerario de inserción laboral donde reciben tanto formación como orientación, así como estrategias de mantenimiento y conservación de los puestos de trabajo.
Durante todo el proceso las madres realizan actividades de ocio saludable, visitas al entorno rural y urbano, actividades lúdicas en la naturaleza y visitas culturales con el objetivo de adquirir hábitos saludables y conductas socialmente responsables.
Este recurso presta cobertura a toda la región y el índice de mujeres de este programa que consigue un empleo es del 70%.