El abastecimiento de medicinas y alimentos está garantizado

J. López
-

Varios propietarios y dependientes de comercios de la capital confirman que la red de distribución está funcionando a la perfección, pero las ventas se resienten en algunos establecimientos

El abastecimiento de medicinas y alimentos está garantizado

El abastecimiento de productos de primera necesidad, alimentos, medicinas y otros géneros están garantizados durante estas primeras jornadas de restricciones por la pandemia del Covid-19. Así lo confirman los diferentes profesionales que desde primeras horas de este lunes trabajaron de forma intensa para que en todos los establecimientos no faltara de nada y los ciudadanos pudiesen acudir a adquirirlos.

La red de distribución de cada lunes por la mañana ha funcionado con total normalidad, hasta el punto de que las diferentes empresas que se dedican a la distribución no han tenido problemas para repartir los pedidos y hacer entrega del género habitual. Por poner un ejemplo, los periódicos y revistas llegaron con puntualidad a los quioscos de la capital, aunque bien es cierto que las ventas se han reducido notablemente por aquello del confinamiento. En el quiosco Bonilla de Carretería apuntaban a media mañana que se habían vendido pocos diarios para lo que suele ser la costumbre. Tampoco se vende lotería puesto que el organismo nacional ha suspendido la venta de boletos para los sorteos diarios.

“El lunes es el día que más revistas nuevas se compran y se han vendido esporádicamente”, dice la propietaria del quiosco de Sánchez Vera, quien atiende a los clientes provista de mascarilla y guantes de látex. Solo se abrirá de 7,30 a 15 horas, por la tarde se cerrará “porque suelen venir muchos chicos jóvenes y sus abuelos, pero ahora no vendrán”. La empresa que les distribuye diarios y revistas les ha garantizado que la distribución será efectiva. En días anteriores afirma haber vendido grandes cantidades de pasatiempos, crucigramas y algún que otro libro.

El abastecimiento de medicinas y alimentos está garantizadoEl abastecimiento de medicinas y alimentos está garantizado

Alimentación y farmacias. Las tiendas de alimentación han vendido género recién traído de Mercamadrid, caso de la frutería de los hermanos Campillo donde se hacía cola, convenientemente, para comprar verduras, pan o frutas. Abrirán mañana y tarde, en horario normal, dice su gerente, quien afirma que no hay desabastecimiento y la gente no tiene porqué temer.

“No vamos a tener problemas de abastecimiento”, comenta Enrique Ocaña, propietario de un supermercado en el centro de Carretería, que reconoce que se están priorizando los suministros en Madrid, pero “a día de hoy no hay problema en Cuenca. Vamos recibiendo y casi no nos da tiempo a reponer”. Observa que la gente “está preocupada, pero se está comportando. Esta mañana hemos abierto y parecía esto los sanfermines. No os preocupéis, les hemos dicho. Hay productos frescos y nos vais a tener problema”. El establecimiento abrirá de 10 de la mañana a ocho de la tarde, ininterrumpidamente.

En la farmacia de Luis Fernando Díaz, en Carretería, su propietario alaba la conducta de los ciudadanos. “Se están comportando cívicamente, de maravilla. Hay una distancia entre ellos, se quedan en la puerta y no se agolpan”. Díaz explica que los usuarios “vienen a comprar medicamentos que necesitan y luego se marchan a su casa”. Entre las medicinas más demandadas, "la gente se está llevando paracetamol". No pregunten por mascarillas. No hay desde hace semanas.

El farmacéutico recuerda que, en estos momentos, el suministro "es normal. Que no tengan miedo, la distribución se está comportando bien, han venido por la mañana y volverán a venir por la tarde con más pedidos”. Los horarios y las guardias de 24 horas se respetan.

Otros establecimientos. Las tiendas de telefonía móvil de Carretería también tenían trabajo a primeras horas del día. Algún que otro cliente aprovechaba la apertura para recargar el móvil o duplicados. “No tengo la afluencia de un día normal, pero ya han venido varios clientes”, dice la dependienta que, por si acaso, ha colocado una silla a un metro del punto de atención y ha improvisado un cartel en el que se puede leer la petición de mantener las distancias con el mostrador y se advierte de que no se manipulará ningún teléfono.

Entran los clientes a las panaderías para abastecerse de pan, bollería o galletas. No falta de nada. La dependienta advierte de que no se ha vendido como en otro días, pero el mal tiempo "también ha hecho lo suyo". Hay gente que tiene conciencia y respeta las distancias de seguridad, otros no tanto.

Han abierto los estancos para todos aquellos fumadores que se han quedado sin tabaco y que, cuidadosamente, guardaban turno con la distancia conveniente para entrar, de uno en uno, a los establecimientos. Las gasolineras también han suministrado combustible a todos los vehículos que lo necesitaban. Eso sí, por seguridad se hacen los pagos con las puertas cerradas y a través de una ventanilla.

Una de las tiendas de mascotas del centro permanece cerrada. Sin embargo, se traslada a sus clientes mediante un cartel que pueden hacer pedidos a través de un número de teléfono o del whatsapp. Se lo llevarán al domicilio de manera gratuita.