Interior se prepara para entregar 1.000 táseres a la Policía

Europa Press
-

La utilización de las pistolas está limitado a "funcionarios especialmente habilitados" y a ocasiones donde se debe hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego

Interior se prepara para entregar 1.000 táseres a la Policía

El Ministerio del Interior ha iniciado los trámites de licitación para que la Policía Nacional cuente con las primeras 1.000 pistolas eléctricas tipo táser, según han confirmado fuentes de este departamento. 
En la actualidad se están redactando los pliegos de la licitación, que se espera que haya concluido en 2020, una vez cuente con el visto bueno de la Abogacía del Estado y pase el filtro de la Ley de Contratos del Sector Público. La licitación no incluye, al menos de momento, la dotación para la Guardia Civil. 
Las pistolas táser son un arma largamente reclamada por los sindicatos policiales. Su uso está limitado a "funcionarios especialmente habilitados", de acuerdo al artículo 5.1 del Reglamento de Armas (Real Decreto 137/1993, de 29 de enero), lo que exige una formación específica en el conocimiento de este arma, sus limitaciones, formas de uso o medidas de seguridad. 
Su uso por los diferentes cuerpos policiales, incluidas las Policía Locales, no está sujeto a autorización previa o centralizada, de ahí que no exista un registro oficial de las policías que disponen de este tipo de arma. Basta con que quede contemplado en las respectivas leyes autonómicas de policías locales o en sus normas de desarrollo reglamentario, según apuntan las citadas fuentes. 
En el caso de las Policía Locales, la formación exigida se adquiere en las respectivas academias autonómicas o, en su caso, a través de los proveedores de estas armas.
Estos dispositivos permitirán abordar situaciones operativas en las que se deba hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego, ofreciendo una alternativa moderada en situaciones de crisis al constituir esta herramienta un sistema técnico incapacitante. Su uso se llevaría a cabo en este tipo de situaciones y cuando resulten ineficaces otros medios no violentos para inmovilizar, detener o impedir la fuga de una persona que manifieste un peligro inminente de lesionar a terceros o a sí misma, cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceros y cuando deba impedirse la comisión de un delito. 
Los sindicatos policiales defienden que el empleo de la Táser está extendido en países como Estados Unidos, Reino Unido y la mayor parte de Europa. "La evolución tecnológica ha permitido eliminar riesgos cardiacos durante su uso, ya que los impulsos eléctricos generados están muy lejos del umbral peligroso para la salud, incluso portando marcapasos", aseguró recientemente el SUP en una demostración para "desmontar bulos" sobre sus riesgos.