Arreglos a pie de calle

Leo Cortijo
-

La situación de una parte de los barrios de la ciudad es de abandono, por lo que muchos precisan actuaciones de regeneración, rehabilitación y embellecimiento

Arreglos a pie de calle

La situación de buena parte de los barrios de la ciudad levantó mucha polvareda durante la campaña electoral. A lo largo de los cuatro años de legislatura popular, los partidos de la oposición –encabezados por el PSOE– recriminaron por activa y por pasiva al equipo de Gobierno la situación de «abandono» en la que muchos de éstos se encontraban. No en vano, muchas de las promesas electorales tuvieron como punto de partida la regeneración y embellecimiento de muchas zonas señeras de la ciudad, como Casablanca, Tiradores, Las Quinientas o San Antón, por ejemplo. 

Entre esa lista de tareas pendientes, el futuro alcalde tendrá que acometer una batería de acciones –de mayor o menor envergadura– que profundicen en la recuperación de los barrios de Cuenca. Los cimientos sobre los que se tienen que edificar esas acciones individuales son comunes para todos y, en según qué casos, de urgente necesidad. Y es que la gran mayoría de las zonas precisan de un refuerzo consistente del servicio de limpieza, una mejora de la iluminación, una reparación de las aceras y de las baldosas en mal estado, una renovación del mobiliario urbano (papeleras, bancos, barandillas...), una eliminación de pintadas y grafitis, un mantenimiento adecuado de las zonas infantiles y de las zonas verdes, una reparación de las fuentes municipales, un plan de asfaltado y reparación de baches y socavones, una verdadera apuesta por hacer más accesibles todas las calles, y un aumento de la presencia de Policía Local y Agentes de Movilidad para velar por la correcta convivencia y el control del tráfico. 

En la casilla de salida del tablero, nada más empezar, se encuentra esta ristra de medidas. Ahora bien, profundizando, cada barrio de la ciudad presenta unas características y unos condicionantes concretos. Todos, de una manera o de otra, muestran sus reivindicaciones. Algunas de ellas han entrado en la categoría de «históricas», porque pasan los años y se les sigue sin dar solución. 

En este sentido, Los Tiradores es uno de los barrios más necesitados. En cierta forma, urge asfaltar varias calles (Almendros, Cerro Socorro, Cristo del Amparo y Padre Ricardo Rábanos), reparar la escalera que da acceso al Colegio Público de Santa Teresa, remodelar la Plaza de la Iglesia y acondicionar el Parque de Don Francisco Bermejo.

Los vecinos de San Antón, por su parte, están pendientes de la finalización del proyecto del Alfar de Pedro Mercedes, pero también instan al nuevo Ayuntamiento a reparar la Plaza de la Luz y a acondicionar el camino del barranco. En Las Quinientas esperan su Centro de Mayores y la reforma del campo de fútbol Obispo Laplana, pero además el asfaltado de la calle Los Palancares, la reparación del acerado de Reyes Católicos y el acondicionamiento del Parque de Santa Ana. Exactamente lo mismo que en Pozo de las Nieves esperan de la ladera de la calle Olcades. Y también la reparación de las deficiencias de su centro social. 

En el barrio de San Fernando aguardan actuaciones en aceras, baches y baldosas levantadas en vías tan importantes como Hermanos Becerril, Orégano o César González Ruano, entre otras. Asimismo, desean que se acondicione su parque y se repare la fuente de la Plaza de Segundo Pastor. En el centro de la ciudad, entre mil y una reclamaciones, destaca la limpieza y acondicionamiento del Parque del Huécar; mientras que en el Cerro de la Horca esperan con entusiasmo la finalización de las obras de urbanización.

Los vecinos de Fuente del Oro quieren que se lleve a buen puerto la unión de la calle San Damián con el consultorio médico, así como la reparación de las goteras de su centro social. Del mismo modo, sus homólogos de La Paz, quieren la reparación del acerado de Camino Cañete, acondicionar la Plaza del Romero y reforzar el muro de contención entre el Grupo La Paz y Eras del Tío Cañamón. En Las Cañadillas instan a la Confederación Hidrográfica del Júcar a limpiar y desbrozar la ribera del río; mientras que en Casablanca esperan actuaciones en las escaleras de la Plaza de Inocencio Rodríguez y la de acceso al colegio, así como en las calles San Lucas, Diego Jiménez, Virgen del Sagrario y Virgen de las Angustias y en la Plaza de Santa Ana. Sin olvidar tampoco la demolición del inmueble en ruinas del Paseo de San Antonio. 

Por último, en el Casco Antiguo demandan más plazas de estacionamiento en superficie, el acondicionamiento de las zonas infantiles del Jardín de los Poetas y la Plaza del L’Aquila, la apertura de los servicios públcos de la calle Pilares y que se garantice la protección del patrimonio durante las fiestas de San Mateo y Semana Santa.