CARTA DEL DIRECTOR

Francisco Javier Martínez


El atractivo ‘per se’

Cuando alguien piensa en la ciudad de Cuenca, inevitablemente se le viene a la cabeza lasCasas Colgadas y el Puente de San Pablo sobre el río Huécar. Esa estampa se hizo mundialmente conocida y la referencia para todos, los conquenses y los visitantes.
Ahora, después de que el Ayuntamiento esté a punto de concluir la rehabilitación de su restaurante, sale a concurso la explotación de su restaurante. Al contrario que en anteriores ocasiones, esta vez sí suscitó la atención de los grandes chefs de la tierra y hay competencia por hacerse con tan emblemático establecimiento.
Por una parte está Jesús Segura, que desde su humilde, pero sorprendente Trivio, reinventó la cocina conquense sin apartarse de la tradición y los productos locales y, por otro, un equipo más mediático con el toledano Pepe Rodríguez, de El Bohío, a la cabeza, acompañado por los restauradores conquenses Mari Paz Marlo e Ignacio Villanueva.
Esta vez el Ayuntamiento sí tiene dónde elegir, por lo que tendrá que hilar muy fino para acertar con el concesionario. Los requisitos son altos, muy altos, y así deben ser, ya que se tratará de un restaurante de referencia en la ciudad y una de las puertas de bienvenida a los visitantes, por lo que la explotación de este establecimiento tiene que acercarse lo más posible a la excelencia. Seguro que los conquenses esperan con expectación el nombre del elegido y no dudarán en ir a degustar los platos que elaboren en unas de las cocinas más pintorescas de todo el país , por su ubicación. El restaurante tendrá un atractivo per se, pero se tiene que completar con un contenido a su altura. En las Casas Colgadas ya está el Museo de Arte Abstracto, que es un ejemplo de excelencia, en este caso cultural. El nuevo restaurante debe estar a su misma altura, porque así también atraerá a un público que disfruta con la gastronomía. No es raro encontrar a algún conocido que fue a Zarautz única y exclusivamente a comer al restaurante de Karlos Arguiñano, por ejemplo.
En una tierra donde la falta de oportunidades es la tónica dominante, esta licitación abre un rayo de luz, porque se cumplirán dos objetivos. El primero será la recuperación del uso de un edificio emblemático, seña de la ciudad, y el segundo, la suma de una nuevo restaurante de postín a la oferta gastronómica de la ciudad y también de la provincia. Sólo falta que los adjudicatarios sean conscientes de la responsabilidad que tienen y gestionen como es debido un restaurante que, sin duda alguna, será diferente a todos los demás.