«Nuestra dificultad va a venir por las atenciones críticas»

L.G.E.
-

«Nuestra principal dificultad va a venir no tanto por la hospitalización, sino sobre todo por las atenciones críticas y el soporte ventilatorio». El director general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, augura que ese va a ser el caballo de batall

Imagen de archivo de Juan José Camacho en la anterior Comisión del coronavirus, el 5 de marzo. - Foto: Víctor Ballesteros

Han pasado tres semanas de la comisión anterior sobre el coronavirus que se celebró en las Cortes y muchas cosas han cambiado. Para empezar, la de ayer ya no se pudo hacer en una misma sala, sino a través de videoconferencia. Pero esa es la menor de las diferencias. El 5 de marzo se contabilizaban 13 infectados en la región y ningún fallecido. Ayer y solo en el equipo del consejero de Sanidad había cinco positivos de coronavirus.
Jesús Fernández Sanz, aportó algunos datos que explican la situación de estrés que afronta el sistema público. Uno de ellos es la estancia media en hospitalización. Antes del coronavirus no llegaba a los siete días y ahora se sitúa en los 23, llegando a los 28 si el paciente precisa de respirador. También se nota el efecto coronavirus en la tasa de ingresos que se producen en las Urgencias. Aunque el consejero agradeció que haya menos gente que acuda a Urgencias, entre los que llegan, son más los que han de ser ingresados. Antes del coronavirus solo el 13% de las personas que iba a Urgencias tenía que ser hospitalizada, pero ahora lo son el 45%.
«Esta situación no tiene comparación con ningun antes vivida, así tenemos que entenderlo todos», insistió Fernández Sanz dirigiéndose a los diputados de PSOE, PP y Ciudadanos de la Comisión. Apuntó que para esta situación «ni el mejor de los sistemas sanitarios está preparado, ni tan siquiera diseñado».
En estos momentos en el sistema sanitario hay un 20% más de camas que las había antes del coronavirus y el triple de puestos de cuidados intensivos. Y aún así acaban de comprar 320 camas (muebles) y se las tienen que seguir ingeniándolas para habilitar nuevos espacios y no tener que salir a otros edificios fuera de los centros hospitalarios que están funcionando. Fernández Sanz insistió en que se necesitaría mucho más personal para diversificar el trabajo sumando nuevos centros: «Todas las demás aventuras serían un riesgo porque no tenemos profesionales».  
El dato de personal contratado desde que empezó la crisis es de 1.625, pero es que la cifra de profesionales sanitarios que están aislados rondan los 2.000. No todos son positivos del coronavirus, sino que también entre esos 2.000 hay sospechosos no confirmados.
El consejero se tuvo que ir de la Comisión porque tenía una reunión también con el secretario general de Sanidad de España. Le reemplazó el director general de Salud Pública, Juan José Camacho, que puso las luces largas para avisar de cuáles son los retos que vienen en los próximos días. «Nuestra principal dificultad va a venir no tanto por la hospitalización, sino sobre todo por las atenciones críticas y el soporte ventilatorio», auguró, «va a ser nuestro gran caballo de batalla». En otras palabras, se podría decir que habrá más preocupación por los respiradores que por las camas.
Al respecto, el director general señaló que el Sescam ha comprado 150 respiradores y que los cien primeros llegarán de manera inmediata. Además cuenta también con parte del lote de 700 que ha adquirido el Ministerio y que repartirá entre las comunidades autonómas.
Camacho admitió que «la rapidez de respuesta puede llevar a tomar decisiones erróneas, es evidente» y que «lo que hoy es válido, probablemente mañana no va a serlo».