Miles de personas declaran lealtad al presidente de Líbano

Europa Press
-

El país ha recuperado cierto asomo de normalidad tras las marchas de las últimas semana, los bancos han reanudado sus operaciones sin constancia de una temida fuga de capital y las carreteras vuelven a estar abiertas

Miles de personas declaran lealtad al presidente de Líbano - Foto: NABIL MOUNZER

Miles de manifestantes se han concentrado este domingo frente al Palacio Presidencial de Beirut, la capital de Líbano, como gesto de apoyo al presidente del país, Michel Aoun, de quien miles de personas piden su dimisión ante el colapso político reinante por las semanas de protestas contra las condiciones de vida que acabaron cobrándose el cargo, esta semana, del primer ministro del país, Saad Hariri. 
La manifestación, convocada por los simpatizantes del Movimiento Patriótico Libre de Aoun, ha estado marcada por el emblemático color naranja de la formación presidencial. Retratos del presidente y banderas del partido han salpicado la marcha, a lo largo de una de las principales autopistas de la ciudad hasta el palacio de Baabda, en la mayor contraprotesta desde el inicio de las marchas, el pasado 17 de octubre. 
"Estamos aquí para decir a Aoun que le queremos y para renovar nuestra confianza en su labor", ha declarado uno de los asistentes, Hiyam Khair. Otro, George Barbar, en cuya camiseta había impresa una imagen del presidente, ha avisado de que "si el pueblo no abraza a Aoun, Líbano dejará de existir". 
Por lo demás, el país ha recuperado cierto asomo de normalidad tras las marchas de las últimas semanas. Los bancos han reanudado sus operaciones sin constancia de una temida fuga de capital y las carreteras vuelven a estar abiertas, mientras el presidente y el movimiento chií Hezbolá -- una fuerza de capital influencia en el país -- han reafirmado su compromiso de poner en marcha medidas económicas para aliviar el malestar de los libaneses. 
Por su parte, Emiratos Árabes Unidos sigue contemplando la posibilidad de enviar el paquete de ayuda que, según Hariri, prometió el mes pasado. Tras la renuncia de su cargo, el emirato ha asegurado que tiene intención de cumplir su promesa de todos modos, siempre y cuando se den las condiciones para que Líbano, profundamente endeudado, esté capacitado para asumirlo.