El presupuesto sanitario sube a 1.550 euros por persona/año

S.L.H
-

El consejero se refirió a la consolidación y crecimiento de las plantillas para disminuir los contratos eventuales al máximo. La previsión es reducir la eventualidad al 8% con las ofertas públicas de empleo de la legislatura

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, saludando al portavoz socialista a su entrada en la Comisión. / - Foto: Víctor Ballesteros

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, recordó que los presupuestos regionales para 2020 son, preferentemente, unas cuentas «con alma» y colocan al paciente en el «centro» del sistema sanitario. Con estas palabras finalizó el responsable de la sanidad castellano-manchega su intervención ante la prensa antes de acudir a la Comisión de Presupuestos donde dio cuenta de la ejecución presupuestaria de su departamento a 30 de septiembre e informó de las líneas generales de la Consejería para el ejercicio que viene.
Fernández Sanz recalcó que desde que Emiliano García-Page gobierna, el presupuesto sanitario por paciente ha aumentado en casi 400 euros. En 2015 éste rondaba los 1.100 euros. Cinco años después es de 1.550 euros. 
Unas cantidades que posicionan a la comunidad autónoma en los primeros puestos del ranking en cuanto a dinero destinado por ciudadano, celebró el consejero.
En términos generales, la Junta dedica diariamente a este área 8,3 millones de euros, 1,6 millones de euros más que en 2015.
En definitiva, la Consejería de Sanidad, excluyendo al Sescam, contará para 2020 con 88,3 millones, 1,59 millones de euros más que en el anterior presupuesto, el de 2018 que fue definitivamente prorrogado. En términos porcentuales, este crecimiento es de un 1,75% y son 588 millones más que en 2015.


Prevención de las adicciones tecnológicas. Dentro de la Dirección General de Humanización y Atención Sanitaria, el consejero explicó que se va a actualizar el catálogo de centros sociosanitarios para dar respuesta a las personas que tienen problemas de salud y de la esfera social.
En 2020 se va a incidir en los programas de prevención y detección precoz y, en ese campo, destacó el crecimiento experimentado en el presupuesto de vacunas, que prácticamente se ha duplicado en cinco años y alcanzará los diez millones de euros el año próximo.
En el área de salud pública, se dedicarán 2.250.000 euros más para programas de prevención y adicciones de sustancias y bebidas, y la Consejería se va a centrar en la prevención y tratamiento de las adicciones tecnológicas que afectan sobre todo a los jóvenes.
Respecto al capítulo de personal, Fernández Sanz se refirió a la consolidación y crecimiento de las plantillas para disminuir contratos eventuales al máximo, y en ese sentido, dijo que la previsión es que, con todas las ofertas públicas de empleo de la legislatura, se reduzca al 8% la eventualidad, lo que situaría a Castilla-La Mancha entre las comunidades con «más baja eventualidad».
Se continuará, por otro lado, el trabajo en red para aliviar las listas de espera y acortar los tiempos de espera, y se seguirá impulsando la continuidad entre atención primaria y hospitalaria.
En investigación, se mantendrán las becas internas y externas y se dará el visto bueno a la creación de un nuevo instituto de investigación para ponerlo en marcha en 2020.
Para el año que viene la Consejería tiene además la tarea de aprobar y poner en marcha el Plan de Salud 2019-2025, que dará respuesta a todos los retos de salud, y asimismo, se realizará el concurso de las nuevas farmacias.
un presupuesto austero pero responsable. Por su parte, el portavoz socialista de Sanidad, José Antonio Contreras, eligió que se trata de un presupuesto «austero» comparado con otras comunidades autónomas, «responsable», que disminuirá la temporalidad y «expansivo» en cuanto a infraestructuras y equipamiento, además de que va a impulsar la humanización de la sanidad.