Ni la auditoría de Cs ni la bajada de impuestos del PP

L.G.E.
-

La mayoría socialista rechazó las propuestas de la oposición en materia fiscal. El PP pedía bajada en IRPF, Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales, Actos Jurídicos Documentados y la eliminación del de hidrocarburos

El diputado socialista Ángel Tomás Godoy expuso que lo que necesita Castilla-La Mancha es un sistema de financiación autonómica más justo. - Foto: Yolanda Lancha

La mayoría que tiene el PSOE en  las Cortes le ha dado hoy muchas alegrías al consejero de Hacienda. No solo le salvó los presupuestos de dos enmiendas a la totalidad, sino que también tumbó las exigencias que hicieron la oposición en el debate sobre política fiscal. Ciudadanos demandó una auditoría fiscal y el PP una bajada de impuestos, pero ninguna de sus propuestas salió adelante.
La portavoz del PP en las Cortes, Lola Merino, explicó en la tribuna de oradores que «bajar los impuestos en Castilla-La Mancha es bueno para todos, bueno para el consumo, la creacion de empleo, para los autónomos y los emprendedores, para las cotizaciones». Y siguió con el hilo de consecuencias: «Habrá más cotizaciones y, por lo tanto, más servicios sociales».
En concreto el PP quiere que se baje la escala autonómica del IRPF y que la bonificación de sucesiones y donaciones llegue al 99% (y al 100% si es para rentas más bajas o cuando se trate de bienes destinados a actividad  empresarial generadora de empleo). También propuso bajar el impuesto de transmisiones patrimoniales de 9 a 6 y el tipo reducido de 6 a 4 para adquisición de la primera vivienda. El impuesto de actos jurídicos documentados se  contraería del 1,5 al 0,75 y el impuesto especial de hidrocarburos lo eliminarían progresivamente en esta legislatura.
El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, calculó que toda esa bajada de impuestos quitaría 296 millones de ingresos y se preguntó de qué partida los restarían. «Ya está aquí Paco con las rebajas, Paco Núñez», apuntó el consejero, «no son rebajas de impuestos, son recortes y ustedes son magníficos recortadores».
El presidente de Ciudadanos en las Cortes, Alejandro Ruiz, aseguró que en su partido llevan en el ADN bajar impuestos, pero que es algo que no puede pedir para Castilla-La Mancha.  «El problema es que no sabemos si se pueden subir o bajar los impuestos», expuso, «si estamos diciendo que vamos a ingresar menos dinero por impuestos del Estado, que nos hemos pasado del techo de gasto y que los presupuestos prevén una situación más positiva de la que se nos viene encima». Por eso plantea hacer primero una auditoría fiscal. El diputado socialista Ángel Tomás Godoy le replicó que las auditorías las lleva haciendo años el Tribunal de Cuentas.