Las Huertas se reactivan

J. López
-

La fase cero de la desescalada permite atender huertos familiares a partir del lunes, siempre que se adopten las debidas precauciones

Las Huertas se reactivan - Foto: Reyes Martínez

Miles de ciudadanos conquenses, sobre todo los que viven en el mundo rural podrán atender sus huertos familiares a partir del lunes. El Ministerio de Sanidad publicó esta semana las actividades que se podrán retomar desde el día 4, en la denominada fase cero de desescalada, que incluye la «atención de huertos familiares, de autoconsumo, municipales, siempre que estén en el mismo término municipal que el del domicilio, o uno adyacente al mismo y se adopten las debidas precauciones higiénicas o de distanciamiento social».
La medida llega tras las demandas de organizaciones sindicales, asociaciones de diferentes colectivos sociales y ayuntamientos, que solicitaban que no se pusiesen impedimentos a la hora de efectuar las labores propias de estas fechas. Cabe tener en cuenta que los huertos son una fuente de ingresos importante en muchos municipios y el sustento durante buena parte del año de la economía de las familias con más necesidades. 
Por ello, organizaciones agrarias como UPA o Asaja habían llamado la atención hace unas semanas para que se regulara su gestión, siempre cumpliendo las medidas higiénicas necesarias para evitar contagios. Se incidía en la importancia de tomar una rápida decisión al respecto, puesto que los pequeños productores tuvieron que abandonar las tareas en el momento más importante, la preparación del terreno y la posterior siembra.
Muchos hortelanos no han podido atender la llamada olla, el espacio donde se prepara el plantel que luego se trasladará al huerto, y otros plantarán las semillas más tarde de lo que correspondería. La buena noticia es que las abundantes lluvias beneficiarán la siembra que se haga en las próximas fechas.  
En Cuenca. En localidades como Buenache de la Sierra, sus vecinos ya se preparan para acudir a las huertas y reanudar la actividad. Su alcalde, Vicente Caja, cree que la orden es «bienvenida, porque en el huerto no hay aglomeraciones y sus propietarios suelen ir solos. No es igual en una gran ciudad, como Madrid o Barcelona, que en el medio rural». 
Apunta Caja que los huertos no sólo contribuyen a la economía familiar, sino que también son «un entretenimiento para las personas mayores de nuestros pueblos y la mejor receta para combatir la hipertensión, el colesterol o el azúcar. Ir al huerto para una persona mayor es como una terapia para mejorar patologías que por la edad se van teniendo».
La medida, entiende el también ganadero, llega en el preciso instante, pues «o se hace ahora o no se hace. Los huertos son muy importantes para muchos vecinos».
Además, muchas familias «también ayudan a su bolsillo y a no tener que ir al supermercado, porque después de lo que está pasando no sabemos todavía como van a evolucionar los precios y el consumo».
Por otro lado, por el momento están clausurados los huertos sociales que promueve el Ayuntamiento de la capital en el barrio de Villa Román y, en las numerosas huertas de la Hoz del Huécar, se preparan para retomar las tareas de siembra en los próximos días. 
José Antonio, propietario de una  de las parcelas de la carretera de Palomera, cree que la resolución «llega tarde, cuando se debería haber sembrado ya casi todo». Al menos, las lluvias y las bajas temperaturas «han acompañado» y en las próximas semanas se podrá acelerar todo lo que no se hizo anteriormente por el confinamiento.