Sacedón triplica residentes tras la "invasión" de madrileños

J.A.J
-

Malestar entre los vecinos por la afluencia masiva de poseedores de segundas viviendas y su comportamiento vacacional, obviando la crisis sanitaria

Las localidades del entorno de los embalses del Tajo sufren una inusitada presión poblacional tras la alarma generada por el coronavirus. - Foto: Javier Pozo

La localidad guadalajareña de Sacedón ha visto triplicado su número de residentes tras darse una auténtica «invasión» de poseedores en la localidad de segundas residencias, fundamentalmente originarios de la Comunidad de Madrid, principal foco de la epidemia de coronavirus en España. Según explicaba este lunes su alcalde, Francisco Pérez Torrecilla, se ha dado una situación similar en otros municipios ribereños de los embalses de Entrepeñas, y Buendía, como Pareja, El Olivar, Arocén o Durón, donde existen también urbanizaciones de uso vacacional.

Esta situación, comentaba el regidor, ha provocado malestar entre los 1.500 vecinos y residentes habituales de su población no por la masiva afluencia en sí, sino por el comportamiento vacacional de muchos de estos capitalinos, con una falta de consciencia de la alarma sanitaria que les había llevado a abandonar su residencia habitual. Así, el regidor critica que, lejos de confinarse en sus casas para prevenir posibles contagios allí dónde han ido a refugiarse, muchas de estas personas se dedicaron a actividades de ocio como practicar deporte al aire libre o acudir a establecimientos de hostelería.

Esta situación se fue desarrollando desde el jueves hasta el sábado. Torrecilla reconoció que el domingo, con la implementación del estado de alarma, el panorama se normalizó con un respeto general a la precaución del confinamiento.

desabastecimiento en comercios. Aún así, el alcalde remarcó que esta masiva llegada desde Madrid tuvo también como consecuencia una mayor presión de compras sobre los comercios del pueblo, quedando algunos desabastecidos.

Torrecilla reprochó que este éxodo desde la ciudad «ha puesto en juego el bajo riesgo de ser infectados» en una zona rural, aunque por ahora no les constan contagios en su municipios.

 

El alcalde denuncia la falta de guardias para controlar la situación.

 El alcalde explica que la alarma entre sus vecinos por la llegada masiva de residentes en Madrid fue tal que llegó a ponerse en contacto con el subdelegado del Gobierno en Guadalajara,  Ángel Canales, para saber si se podía adoptar alguna medida para limitar los movimientos de esta población flotante. Sin embargo, el responsable gubernativo le reconoció que esto no era posible hasta que se dictaran medidas de excepción que lo permitieran, como el estado de alarma promulgado ya el sábado.

Aún así, Torrecilla destacó que la crisis del coronavirus ha puesto todavía más de manifiesto un problema endémico de zonas rurales como la suya: la falta de agentes policiales para mantener el orden en emergencias como esta. Pueblos como Sacedón carecen de recursos suficientes para contar con una Policía Local. Si bien sí dispone de cuartelillo de la Guardia Civil, sus agentes deben coordinarse con los de otros destacamentos para cubrir la gran extensión de la Guadalajara rural. Pese a esto, el regidor destacó el especial esfuerzo de vigilancia que ahora desempeñan los guardias civiles para asegurar que se respeta el estado de alarma en municipios como el suyo.