La fragmentación en la derecha aúpa al PSOE 30 años después

Leo Cortijo
-
Sahuquillo y los responsables del PSOE en Cuenca han celebrado el éxito electoral - Foto: Reyes Martínez

Por primera vez en tres décadas y con prácticamente la mitad del voto escrutado, el panorama de la representación conquense en el Congreso de los Diputados cambia. De esta forma, Luis Carlos Sahuquillo y Gracia Canales representarán a los socialistas

Desde 1989 no se había visto nada igual. Por primera vez en tres décadas, el panorama de la representación conquense en el Congreso de los Diputados cambia de forma drástica. La fragmentación en el abanico de la derecha pesó como una losa y le arrebató el segundo diputado al Partido Popular, que mantenía el binomio desde las generales de 1993. De esta forma, Luis Carlos Sahuquillo y Gracia Canales representarán a los socialistas por la provincia de Cuenca. A los populares no les queda otra que conformarse finalmente con el solitario escaño de Rafael Catalá. Vox, tercera fuerza en la provincia, quedó muy lejos de conseguir representación.

En unas Elecciones Generales históricas en la provincia, el Partido Socialista fue la fuerza más votada con un notable margen de diferencia. El partido liderado por Pedro Sánchez superó con creces los resultados obtenidos en la circunscripción conquense en 2016. De los poco más de 34.400 sufragios conseguidos hace tres años, el partido del puño y de la rosa supera los 42.000. De esta forma, su porcentaje de voto, que no llegó al 30 por ciento en las anteriores, casi alcanza el 36 por ciento en este momento.

El gran batacazo de estas elecciones se lo lleva, a todas luces, el Partido Popular de Pablo Casado, con poco más de 31.000 votos en la provincia, cuando hace tres años superó los 53.000. Con semejante caída, el porcentaje de voto popular supone poco más de un cuarto (26,64%), mientras que en 2016 el partido liderado entonces por Mariano Rajoy sumó en la circunscripción más del 45 por ciento de los sufragios.

La irrupción más consistente es la de Vox, sin ningún género de dudas. Hace tres años fue una fuerza totalmente residual, con menos de 300 votos. En estas generales supera los 16.500 votos. Una cantidad, sin embargo, muy alejada de los apoyos necesarios para conseguir un escaño en el Congreso de los Diputados. El Centro de Investigaciones Sociológicas, que en su última macroencuesta preelectoral le otorgaba esa representación, falló.

A muy poca distancia del resultado del partido comandado por Santiago Abascal, se posiciona Ciudadanos, con algo más 16.300 votos. El partido naranja aumenta y suma más de 5.000 sufragios con respecto a lo que ocurrió en 2016. La formación de Albert Rivera consigue en esta provincia prácticamente un 14 por ciento de la representación total.

Otro de los grandes derrotados es Unidas Podemos, que quedó relegado a la quinta posición en la circunscripción conquense, sin llegar si quiera a las cinco cifras: apenas 9.400 votos. De esta forma, junto al Partido Popular, la formación capitaneada por Pablo Iglesias ve disminuida la confianza por parte de los conquenses. Hace tres años les votaron más de 15.000 personas, y por esa razón el porcentaje de voto disminuye del 13 a menos del ocho por ciento.

Sin duda, un factor fundamental en el resultado electoral fue el importante incremento en la participación, y es que prácticamente ocho de cada 10 conquenses acudieron a la cita con las urnas. En concreto, un 79,42 por ciento. Esa cantidad supone más de cinco puntos porcentuales con respecto a los anteriores comicios, cuando ejercieron su derecho el 74,20 de los conquenses.