La región finalizó 2019 con nueve muertes por ahogamiento

EP
-

El incremento de muertes por esta causa es el mayor de los registrados en los años estudiados por la Federación.

El 43 por ciento perecieron en una playa y en el 81 por ciento de los casos el lugar del óbito carecía de un servicio de vigilancia de socorrismo. - Foto: Patricia González

Con un total de 440 personas muertas por ahogamiento en espacios acuáticos españoles, nueve de ellos en Castilla-La Mancha, el año 2019 es el segundo peor en el último lustro, con un incremento de 67 fallecidos (un 17,96 por ciento), con respecto al anterior, según el informe anual de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.
El mes de diciembre pasado añadió otros 23 ahogamientos a la lista y se convirtió en el sexto peor mes del año.
El incremento de muertes por esta causa es el mayor de los registrados en los años estudiados por la Federación. El mayor número de víctimas se había dado en 2017, con 481, lo que supuso entonces un crecimiento del 10 por ciento respecto a los 437 fallecidos de 2016, el peor año hasta entonces.
Para la presidenta de la Real Federación Española de Salvamento Socorrismo, Isabel García Sanz, el aumento de 2019 "ratifica que la disminución de 2018 fue consecuencia del menor uso de los espacios acuáticos motivado por el retraso en el inicio de su uso por el mal tiempo, que se prolongó casi hasta el comienzo del verano, y no porque se hubiesen tomado las medidas que llevamos décadas reclamando”.
García Sanz reiteró que la prevención, la formación y la adopción de decisiones legislativas “son las únicas vías para afrontar este problema de salud pública que ha costado la vida a 2.146 personas en cinco años", por lo que espera que el próximo Gobierno "sea consciente de esta realidad y no la eluda, como han hecho las Administraciones anteriores", explica el comunicado federativo.
A lo largo de 2019, el 69,1 por ciento de las personas muertas por ahogamiento en el medio acuático tenían 45 o más años, el 79 por ciento eran hombres y el 76 por ciento tenían la nacionalidad española, según el informe.
El 43 por ciento perecieron en una playa y en el 81 por ciento de los casos el lugar del óbito carecía de un servicio de vigilancia de socorrismo, mientras que en la franja horaria de las 10.00 a las 20.00 horas se produjeron el 70,9 por ciento de los fallecimientos.
Por meses, julio fue el que más víctimas mortales se cobró, con 95, seguido de agosto, con 74, y junio y septiembre, con 50 en cada caso, seguidos de octubre (46), mayo (26), diciembre (23), enero y abril (17 cada uno), marzo (16), noviembre (14) y febrero (12).
La Comunidad Valenciana, con 61 muertes, fue la que más ahogados no intencionales registró el pasado año, seguida de Andalucía (58), Cataluña (57), Galicia (54), Canarias (49), Castilla y León (28), Baleares (23), Cantabria (22), Murcia (20), Asturias (15), Aragón (13), País Vasco (12), Castilla-La Mancha (9), Extremadura y a Rioja (6), Madrid (4), Navarra (2) y Melilla (1). En Ceuta no se ha dado ningún caso.