PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Comparsa y oposición, no casan

Ciudadanos empieza a sufrir en Castilla-La Mancha el papel de comparsa del PSOE en el que se zambulló con entusiasmo tras haber proclamado antes de las elecciones que iban a liderar el centro derecha y engañar, porque fue un engaño con alevosía, a buena parte de sus votantes. Se entregó a Page y Emiliano aceptó la rendición con la generosidad del amo ante los criados. Con fruición incluso, diría uno, pues aquello además significaba que se hacía con el poco poder que podía resistírsele. O sea, las alcaldías de Guadalajara, Albacete y Ciudad Real. En las dos última cedió complaciente dos años de mandato a sus nuevos súbditos. Obteniendo el un beneficio máximo como no iba a negarles a quien se lo ofrecían unas migajas. En Guadalajara ni eso.
Aplastado Podemos, al que el presidente regional toreó con maestría por naturales, que es con la izquierda en lenguaje taurino, para hacerlo luego hacerlo rodar por la arena con un certero golpe de verduguillo y enviarlo al desolladero, ahora le toca hacer faena con los naranjas. Que será por la derecha en esta ocasión y con mucha templanza y mimo para que no se le rajen. Que tampoco pueden porque los tiene pilladitos del todo ¿O es que se van a hacer una moción de censura a si mismos?
Los de Girauta, que ha entendido a Castilla-La Mancha como reducto en el que mandar tras haber sido desplazado en su papel estelar en Madrid y en el Congreso, aunque no son todavía conscientes del todo del cepo en que están metidos empiezan a darse cuenta del papelón y ya han iniciado una serie de fintas para aparentar que son algo que ya no pueden ser después de haberse entregado a cambio de las sobras de las lentejas. Porque claro, la cosa chirría cada vez más y a peor irá cuando resulta que a escala nacional su partido se las tiene tiesas precisamente con el PSOE y nada mas esclarecedor que lo sucedido en el desfile madrileño donde su mejor insignia y valor, por tal la tengo, Inés Arrimadas, sufrió y supo responder, con la viveza y contundencia conocidas, al acoso, la coacción y la justificación después en la que han participado en diferentes grados desde el ministro Marlaska a la portavoz Lastra.
Y Madrid está muy cerca de Guadalajara y de Toledo y de toda la región y claro la cosa canta mucho. Asá que ahí tienen a los acólitos naranjas poniendo en plan digno y exigiendo a sus patronos socialistas que condenen el comportamiento y maltrato recibidos en la capital de España. O sea que los socialistas castellano-manchegos condenen a sus compañeros. Que bueno, y conociendo a Emiliano, hasta puede que dé la orden que les den una chuche para que dejen de llorar y se acuerden una palabritas que les salven la cara.
Pero la cuestión de fondo seguirá ahí clavada como una espina llena de ponzoña. Ser feroz oposición en España y estar encamado con los mismos a menos de un tiro de piedra o es algo que no casa. Y explicarlo es muy, muy difícil porque en realidad no tiene explicación plausible ni posible. Supongo que supondrán que el personal olvidará lo que hicieron. Pero me barrunto que en estos lares y aún más cuanto mas se conoce y se roza la gente, que es lo que pasa en nuestras ciudades, villas y pueblos, no va a ser tan fácil y puede que se la tengan muy guardada. La próxima ves, desde luego, al menos sabrán que atenerse antes de entregarles el voto.
La oposición, pues, ha quedado en casi las exclusivas manos del PP ( Vox se suicida un poquito más cada día) y podría tener una muy favorable coyuntura para ejercerla. Pero para ello le hace falta liderazgo, proyecto y capacidad de trasmitirlo. Dicen aquellos que le rodean que ese es Paco Núñez. Supongo, que es mucho suponer, que quienes lo proclaman se lo creen. Pero deben ser prácticamente los únicos. El personal ni lo ve, ni se lo cree. A los votos y resultados me remito. Aunque, como consuelo desde luego ya perder más es difícil que lo consiga. Pero si alguien puede lograr tal proeza no lo duden que ese es Núñez.