Confinamiento a ciegas

I.G.Villota
-

La ONCE ofrece a sus asociados libros digitales sonoros, pelis o tutoriales accesibles para ocupar el tiempo. Los niños y adolescentes siguen sus clases con apoyos. A los 400 invidentes que viven solos se les ayuda a hacer la compra o sacar dinero

SAIMA, DE LA RODA. Está aprendiendo a leer en Braille utilizando un dispositivo que se conecta al ordenador. Por ahora solo utiliza una de las manos y con este sistema se emplean las dos.

Consuelo es ciega y su hermana Cristina también. Viven junto a sus padres,  ya mayores, en el barrio toledano del Polígono. Ambas van a trabajar cuando les corresponde y han salido a hacer la compra en días contados para cumplir al máximo con el confinamiento por el coronavirus. En una de estas salidas, en la que Consuelo acompañaba a su madre andando porque no tienen coche, les pilló una tormenta a la vuelta. Se les rompió una de las bolsas de alimentos y tuvieron que llamar a un taxi para llegar a casa. Si para cualquiera la anulación, salvo en mínimas excepciones, del servicio de reparto a domicilio de los grandes supermercados es un inconveniente, en su caso se acrecienta.  
Este es precisamente uno de los hándicap que tienen las personas ciegas en esta cuarentena. Así lo indica el delegado territorial de la ONCE en Castilla-La Mancha, Carlos Javier Hernández, quien explica que unas 400 personas ciegas, de las 2.800 de la región, viven solas, motivo por el que han necesitado ayuda para cuestiones básicas como hacer compras o acceder a medicamentos.
Situación que se está solventando gracias a sus perros guía, a la red de voluntarios de la ONCE y de los profesionales del área social de la entidad, así como de otras ONG. Estas personas también les acompañan a sacar dinero del banco, toda vez que los cajeros «no son accesibles» y que muchas personas, especialmente los mayores, no manejan la banca electrónica, indica Carlos Javier.
ROBERTO, DE GUADALAJARA. Es el menor de tres hermanos con discapacidad visual y, si quiere, podría ser un futuro aspirante a ‘Masterche’ por su maña en la cocina. ROBERTO, DE GUADALAJARA. Es el menor de tres hermanos con discapacidad visual y, si quiere, podría ser un futuro aspirante a ‘Masterche’ por su maña en la cocina. Respecto a la respuesta de los supermercados, lamenta que no se esté prestando el servicio a domicilio normalizado para colectivos especialmente vulnerables, algo que no termina de entender puesto que las grandes plataformas como Amazon sí están distribuyendo a pleno rendimiento.  
También están respondiendo las tiendas de proximidad en barrios y pequeñas localidades. «La red de ayuda es fundamental y estos pequeños comercios están haciendo un esfuerzo de atención personal realizando los pedidos por teléfono, sin tanta tecnología, conocedores de que las personas ciegas y con discapacidad visual tienen necesidades y requieren de esta ayuda», resalta.
Una vez resueltos estos temas primarios, Carlos Javier explica que la ONCE ha hecho un esfuerzo por ofrecer a sus asociados alternativas para ocupar el tiempo durante el confinamiento ampliando una oferta de la que disponen siempre.
COSMINA, BELVÍS DE LA JARA. Estudia segundo de bachillerato y sigue su tarea. COSMINA, BELVÍS DE LA JARA. Estudia segundo de bachillerato y sigue su tarea. «Aunque fueras muy casero, siempre salías de casa o podías salir. Esta situación es tremendamente excepcional», indica, recalcando que la plataforma digital de la ONCE ha multiplicado su tráfico «por cuatro o por cinco» durante estas semanas.
Las cifras hablan de la variedad de la oferta. El Club ONCE dispone de una biblioteca digital con 65.000 títulos de libros leídos accesibles para las personas ciegas, unas 800 películas, series y documentales con el sistema de audiodescripción, juegos, revistas, propuestas de entretenimiento y pasatiempos, además de plataformas accesibles para realizar cursos de formación o tablas de ejercicios de la Escuela de Fisioterapia de la ONCE con vídeos sencillos y muy verbalizados para  facilitar su ejecución.
Propuestas para aliviar el confinamiento que se convierten en fundamentales cuando hablamos del apoyo educativo para los menores con ceguera. «El ingenio de nuestros maestros es para aplaudir», comenta Carlos Javier, quien destaca que hay unos 320 alumnos ciegos o con discapacidad visual grave en Castilla-La Mancha y son 17 los maestros, 10 de la ONCE y 7 de la Consejería de Educación, encargados de su formación en los distintos niveles.
DAVID, DE CIUDAD REAL. David ofrece en varios vídeos sus consejos como cocinillas. Uno de ellos: probar que el fuego está caliente para una fritura echando una miga de pan. «Si ‘chisporrotea’, está», revela.DAVID, DE CIUDAD REAL. David ofrece en varios vídeos sus consejos como cocinillas. Uno de ellos: probar que el fuego está caliente para una fritura echando una miga de pan. «Si ‘chisporrotea’, está», revela.«Con los universitarios y los mayores es más sencillo acceder al material, pero con los más pequeños se complica», comenta, indicando que las dificultades están relacionadas principalmente con nuestro modelo educativo. «La educación ahora mismo no está pensada para hacerse online», evidencia.
Lucía es una niña sordociega y vive en Almodóvar del Campo en Ciudad Real. Es una de las alumnas que está siguiendo online las clases de su profesor Ángel Céspedes desde su hogar de Puertollano. En una videoconferencia, el profe pregunta a la  pequeña cuántos muñecos hay, por ejemplo, con aplausos cada vez que acierta.
Consuelo es una devoradora de libros y se descarga distintas propuestas del club ONCE, además de charlar con su padre para que se entretenga. Ha perdido mucha vista, puede hacer pocas actividades y se le está haciendo el confinamiento un poco cuesta arriba. Su hermana Cristina hace deporte en la bici elíptica y está aprovechando para continuar con su formación en idiomas con un curso online.
ANA, DE ALBACETE. En un tutorial explica a sus compañeros cómo utilizar la biblioteca digital, descargar libros y amenizar el confinamiento con la lectura.ANA, DE ALBACETE. En un tutorial explica a sus compañeros cómo utilizar la biblioteca digital, descargar libros y amenizar el confinamiento con la lectura.David Enrique, de Ciudad Real, es un vendedor de cupones, ciego total, que se apaña fenomenal con la cocina, por lo que aprovecha para hacer tutoriales a sus colegas con trucos. Lo explica detalladamente, por ejemplo para rebozar unas pechugas de pollo para que queden bien crujientes. ¿Cómo saber que el aceite está caliente? «Cuando pase el tiempo prudencial desde que encendéis el fuego, echad una miga de pan, si empieza a chisporrotear, es que el aceite está listo para freír la pechuga», resuelve.
Cosmina cursa segundo de Bachillerato. De origen rumano, reside desde hace años en la localidad toledana de Belvís de la Jara y se traslada a diario, ahora no por el confinamiento, a su instituto en Talavera. En casa lee en Braille para seguir el temario y no perder ritmo durante estas semanas.
Ana es de Albacete y como Consuelo es una apasionada de la lectura. Por eso ha decidido grabarse para explicar a sus compañeros cómo acceder a la biblioteca de la ONCE y descargar libros leídos para sobrellevar el confinamiento.
Antonio Pérez, vendedor de la ONCE, junto a su perro guía, en Talavera de la Reina. Antonio Pérez, vendedor de la ONCE, junto a su perro guía, en Talavera de la Reina. Sin duda el teléfono móvil, como para todos, se ha convertido en uno de los principales ‘salvadores’ para las personas ciegas. Y es que estos dispositivos son completamente accesibles para quienes saben utilizarlos.
Otro aspecto importante es el económico y laboral que también ha golpeado a la ONCE. Sus vendedores suspendieron su actividad con el inicio del estado de alarma. «Los ingresos de la entidad no proceden de subvenciones sino de la venta de sus productos de juego», recuerda Carlos Javier. Cuenta con 22.000 trabajadores, 19.000 de ellos vendedores y unos 1.800 trabajadores del área de servicios sociales. El 6 de abril la ONCE, como numerosas empresas y entidades, entró en ERTE por razones económicas y organizativas. «Con el compromiso y el propósito de volver todos cuanto antes», enfatiza su delegado territorial en Castilla-La Mancha.