LA FORTUNA CON SESO

Javier Ruiz


Un gobierno de ensueño o el Ejecutivo del cinco por ciento

Yo, no sé ustedes, pero voy a dormir a pierna a suelta a partir de ahora. Soy del cinco por ciento de españoles que dormiría tranquilamente con un gobierno del PSOE y Podemos. Ya hemos visto que Pedro no pegaría ojo ni tampoco el noventa y cinco por ciento de españoles. Pero yo, qué quieren que les diga, hay mucho facha suelto que ya empieza a sacar y a decir. Pero qué quieren que hiciera Pedro. A ver, Ivancito se ha cubierto de gloria, las cosas como son. Aunque ahora, claro, para salvar el culo cunde por ahí que no fue él quien dijo que fuéramos a elecciones. Es más, la leyenda de Ivan Hoe crece porque dicen, cuentan, que fue él quien le dijo a Pedro la noche del domingo que esto había que cerrarlo en cero coma. Y así ha sido. Vamos a ver, qué problema hay. Hay que parar a los fachas de Vox, a los fachas del PP, a los fachas de los barones, a los fachas del mundo mundial que no entienden que España es una democracia plena de izquierdas y que la Segunda República la vamos a levantar en un pis pas. Ahora los que hemos pasao somos nosotros. Pobrecita la Gámez.
Si hay alguien que no duerma, yo les doy el número de mi boticaria para que les recete orfidal. Pedro es un cachondo… Es verlo salir por la tele y un jaja constante, un no parar, un vivir divertido de verdad. Begoña, hija, qué suerte tienes. Aunque más suerte tienen los sirvientes de Galapagar… Porque, claro, digo yo que Galapagar tendrá sirvientes, en ese casoplón que puede jugarse al escondite inglés y tantas cosas. Los consejos de ministros van a ser allí. Y si no, los consejos de ministros paralelos. Diecinueve ministerios y quinientas noches… Y ciento veinticuatro vicepresidencias. Yo ya me he pedido una, la del carbón y la transición energética. Aquí veo al personal muy dolido. La derecha echa las muelas de nuevo por la jugada de Pedro. Pedro, qué listo eres, pero qué listo eres. Si fuera tía, te gritaría «queremos un hijo tuyo». Pero, calla, que eso es machista y fálico. Pedro, qué hermoso eres y qué bien diriges La Moncloa.
Así las cosas, hemos parado a Vox y nos vamos a tomar un carajillo a la salud de Abascal. Pero qué se han creído los fachorros del caballo… Que no duerman ellos, que nosotr@s lo vamos a hacer a pierna suelta. El fascismo español, Franco vivo, ha vuelto… Claro, lo hemos desenterrado nosotros, eso también es verdad… Pedro debe ir al Valle o una estatua suya, para que se la levanten en pro de la reconciliación nacional. Cómo nos va la marcha en España… Si no fuera español, pediría la nacionalidad. Aunque luego me echara Abascal, con esos brazos, con esa barba… Tengo un par de amigos míos que no les importaría nada que los cacheara. Aunque para cachas, mi Pedro, qué guapo, qué bonito, qué grande… Los libros de Historia hablarán de él. Desde Largo Caballero no ha habido otro igual. Pero es lo que tenemos los rojos. Qué pasa, algún problema. ¿Que hemos ganado la guerra ochenta años más tarde? Qué se le va a hacer, la vida es así, no la he inventado yo… Lo mejor van a ser las movidas con el PNV, y el Otegi, y el Junqueras, que ya le vamos a pagar el oculista… Teruel existe y nos vamos a ir de excursión una vez al año por allí. La España plurinacional mola un montón. Me pone ir de nación en nación sin pasaporte. Es como salir de noche sin bragas. Esta España no la va a conocer ni Perry, ni el Tato, ni la madre que la parió. Ay, Alfonso, qué ingenuo… Pedro os deja a todos a la altura del betún. Va a dar gusto verlo salir por la calle. Y a quien no le guste, Orfidal al canto. Este es mi gobierno. El del abrazo, el del ensueño, el de mis sábanas mojadas.



Las más vistas